Jubilados invaden rancho de Presidente mexicano

Los manifestantes, la mayoría de 60 años, ingresaron a la propiedad que el Mandatario Vicente Fox posee en el estado de Guanajuato, para reclamar por el pago de un viejo fondo de ahorros de cuando trabajaban en EE.UU.

07 de Febrero de 2004 | 22:05 | REUTERS
MEXICO.- Unos 2.000 jubilados mexicanos, la mayoría de 60 años, ingresaron al rancho del Presidente Vicente Fox reclamando el pago de un viejo fondo de ahorros de cuando trabajaban en Estados Unidos, según medios locales de comunicación.

Los informes no aclararon si Fox, que en ocasiones pasa los fines de semana en su finca -donde reside su madre, Mercedes Quesada- se encontraba en la casa en el momento en que los jubilados invadieron la propiedad.

Integrantes de la Alianza Bracero Proa, que trabajaron de 1942 a 1964 en Estados Unidos y están amparados por un programa emprendido por el gobierno mexicano, entraron a la fuerza en el rancho San Cristóbal, en el municipio de San Francisco del Rincón, en el central estado de Guanajuato.

"Estamos pidiendo que se nos abran las puertas y que se nos apoye (...), nosotros no venimos a hacer problemas y no venimos a hacer daño", gritó una manifestante, según un informe difundido por la cadena Radio Red.

Los jubilados reclaman el pago de un 10 por ciento de sus salarios, cantidad que les fue descontada para un fondo de ahorros como parte del programa de braceros, agregó el informe.

Otros medios locales dijeron que algunos de los manifestantes, montando a caballo, se lanzaron sobre el barandal que da acceso a las cocheras y caballerizas, y entraron en el rancho dando gritos.

Tras permanecer por algunas horas dentro de la finca, salieron de la propiedad de Fox y sólo una comisión de tres jubilados permaneció dentro para negociar con un funcionario de alto rango del Ministerio del Interior.

Las conversaciones entre autoridades y la comisión negociadora de los jubilados se reanudarán en la capital mexicana la próxima semana.

Con anterioridad, algunos de los jubilados fueron recibidos por la hermana del Presidente, Mercedes Fox, quien les pidió que abandonaran la propiedad privada, según informes de la radio.

El monto de lo que se les debe a los ex trabajadores en Estados Unidos no está muy claro. Algunos de ellos aseguran que puede ser de más de 90 millones de dólares, pero otros afirman que la suma es de sólo cinco millones de dólares, según la prensa local.

En abril de 2003, la Cámara de Diputados elaboró una ley para la entrega de 60.000 pesos (unos 5.500 dólares) a cada uno de los ex trabajadores en territorio estadounidense, o a sus familias. Pero esto sólo comprendía a los que trabajaron entre 1942 y 1946.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores