Piqueteros duros aíslan a Buenos Aires

Se han realizado más de 100 cortes de calles y de rutas en todo el país.

19 de Febrero de 2004 | 16:16 | AFP
BUENOS AIRES.- Organizaciones piqueteras antigubernamentales aislaron este jueves a Buenos Aires de su poblada periferia mientras cortaban unas 100 rutas de Argentina, en una protesta pacífica pero rodeada de tensión que lanzaron en demanda de nuevos subsidios contra la pobreza y el desempleo.

Los grupos más duros que agrupan a desocupados, pobres y militantes de izquierda formaron barreras humanas para impedir el paso de vehículos, levantaron grandes cartelones y batieron tambores, mientras policías los vigilaban desde lejos, sin intervenir, como lo dispuso el Gobierno para evitar incidentes.

"Estamos movilizando unas 50.000 personas en todo el país", dijo en rueda de prensa Raúl Castells, líder del Movimiento Independiente dy Desocupados, enfrentado abiertamente con el presidente peronista Néstor Kirchner.

El Gobierno y la policía no formularon comentarios el jueves luego de haberse comprometido el miércoles a evitar la represión a las manifestaciones y denunciar la falta de respaldo popular que sufren las entidades de piqueteros radicalizados.

El movimiento piquetero contiene a centenares de grupos y representa a unos 300.000 beneficiarios de los planes de ayuda a indigentes y pobres, pero los piquetes fueron organizados por una docena de sectores que combaten a Kirchner.

La mayoría de las organizaciones no participó este año de súbitas acciones violentas de los antigubernamentales que ocuparon en forma temporaria el ministerio de Trabajo, además de atacar a taxistas y transeúntes.

"El Gobierno no quiere sentarse a dialogar y escuchar al pueblo, por su soberbia extrema. Además envió al Congreso una reforma laboral negrera y explotadora", dijo Castells.

La reforma laboral girada al Parlamento modifica el texto sancionado en abril de 2000, bajo la sospecha de que el gobierno de Fernando de la Rúa (1999-2001) pagó sobornos a senadores, lo que aceleró la crisis de su gobierno y motivó en 2003 la apertura de una investigación judicial, tras la confesión de un arrepentido.

Un centenar de manifestantes cortó la ruta nacional 11 a la altura de la ciudad de Clorinda, en la provincia de Formosa (noreste), y bloqueó la circulación desde y hacia la vecina Paraguay, por lo que se formaron largas colas de vehículos.

El Bloque Piquetero Nacional, orientado por el Polo Obrero (izquierda) y el Movimiento Teresa Vive (izquierda), interrumpió el tránsito en la Autopista Panamericana, que vincula la capital argentina con la periferia norte.

Vehículos atravesaban a paso de hombre y en cuentagotas los únicos resquicios callejeros que dejaban los piquetes en el mayor conglomerado del país formado por la capital y su cordón urbano, donde viven unas 14 millones de personas.

Una decena de patrulleros y carros de asalto se desplegaron en torno al millar de activistas del piquete, pero "sin que se haya producido una actitud intimidatoria", dijo a la prensa Luis Antón, dirigente del Polo Obrero.

Unos 2.000 piqueteros se apiñaron en el Puente Pueyrredón y aislaron a la populosa periferia sur de la ciudad de Buenos Aires, mientras la policía se ubicó también a moderada distancia para evitar choques o provocaciones.

Otros grupos de piqueteros cortaron el Puente General Belgrano, que une las provincias de Chaco y Corrientes (ambas del noreste), en un lugar que fue escenario de duras batallas entre activistas y policías con saldo de dos muertos y decenas de heridos de bala en diciembre de 1999, cuando comenzaba a gobernar De la Rúa.

Activistas afines a Castells cortaron una estratégica avenida en Mar del Plata, donde hay más de 1,5 millón de turistas en el mayor centro turístico de la costa atlántica en el verano austral argentino.

Los piqueteros anunciaron, sin embargo, que evitarían cortar la transitada Autopista Buenos Aires-La Plata (capital de la provincia de Buenos Aires), en prevención de enfrentamientos a raíz de una orden judicial que garantizó la libre circulación.

Un millar de piqueteros bloqueó el paso en la ruta 3, que une la Capital con la periferia oeste, la zona más poblada del país y uno de los mayores focos de violencia, pobreza y desempleo.

El plan de emergencia social denominado "Jefes y jefas de hogar" desocupados otorga unos dos millones de subsidios mensuales equivalentes a unos 50 dólares en un país donde uno de cada dor de subsistencia cuesta 270 dólares.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores