Aristide renuncia tras revueltas y presión diplomática

El Presidente haitiano cedió ante las presiones internacionales y los graves desórdenes civiles, abandonando el país con destino aún desconocido.

29 de Febrero de 2004 | 09:43 | Agencias
Jean Bertrand Aristide
En un discurso pronunciado ayer por televisión, el Presidente haitiano había descartado la posibilidad de renunciar.
PUERTO PRÍNCIPE.- El Presidente haitiano, Jean Bertrand Aristide, renunció esta madrugada a su cargo, según confirmó el Primer Ministro de la isla, Yvon Neptune.

Esta es la segunda vez que el Mandatario deja el poder. La primera fue en 1994 tras un golpe de Estado.

"Hoy, el Presidente Jean Bertrand Aristide aceptó volver a hacer un sacrificio", dijo el Primer Ministro indicando que estaba leyendo una carta firmada por el Mandatario y fechada hoy.

"La constitución no debe ser escrita con la sangre del pueblo haitiano (...). Si mi renuncia evita un derramamiento de sangre, acepto partir", señaló Aristide en la misiva.

Aristide, quien abandonó el país en un avión facilitado por Estados Unidos y podría tratar de obtener asilo en Panamá, Marruecos o Taiwán, según algunas fuentes, mantuvo reuniones anoche con diplomáticos de Estados Unidos y Francia que le propusieron la salida del país para resolver la crisis.

El encuentro celebrado en el palacio presidencial con despliegue de marines estadounidenses para garantizar la seguridad, desató los primeros rumores sobre un inminente final del conflicto político, que, a tenor de las últimas recomendaciones de Washington y París, pasaba por el abandono del poder por el Presidente haitiano para evitar un baño de sangre.

Los rebeldes encabezados por el ex comisario Guy Philippe habían aceptado posponer, en un par de días, sus planes para asaltar la capital, cercada por los insurrectos, que han contado con la oposición política interior, y finalmente con la presión diplomática.

Según lo establece la Constitución de la isla, Aristide fue reemplazado interinamente por el presidente de la Corte Suprema haitiana, Boniface Alexandre, quien se comprometió ante los periodistas a que la ley será respetada y llamó a la población a la calma.

"El Presidente acaba de presentar su renuncia y de acuerdo con lo que prescribe la Constitución, el (Gobierno) interino debe ser asumido por el presidente de la Corte", dijo Alexandre a la prensa.

"La tarea no será fácil (...). Haití está en crisis (...) necesita de todos sus hijos e hijas", sostuvo el Mandatario interino.

Alexandre agregó que "nadie debe tomarse justicia por su cuenta".

En un plazo de 90 días, el Presidente interino deberá convocar a elecciones.

La ceremonia de juramento se celebró en la residencia del Primer Ministro Neptune y al término de ella el embajador de EE.UU. en Haití, James Foley, dijo que fuerzas militares internacionales llegarán al país "rápidamente" e instó a las tropas rebeldes a interrumpir las acciones militares.

Previamente, fuentes de la Casa Blanca citadas por la cadena de televisión CNN indicaron que hoy mismo es posible que vuelen a Haití varios cientos de infantes de Marina estadounidenses para contribuir a estabilizar la situación en el país.

Varios funcionarios del gobierno de Aristide se asilaron en la embajada de República Dominicana en Puerto Príncipe, confirmaron fuentes consulares.

En el grupo se encuentra el ministro de Salud Pública, Henry Claude Voltaire, un sacerdote y dos comisarios.

También se espera la llegada de otros funcionarios, a quienes la sede diplomática dominicana concederá visado humanitario para trasladarse al vecino país, agregaron las fuentes.

Oposición acepta plan de solución internacional

Tras la partida de Aristide, la oposición haitiana informó que acepta el plan de solución a la crisis propuesto por la comunidad internacional, que prevé el envío de una fuerza de seguridad al país, y exhorta a los partidarios del ex Presidente a mantener la calma.

"Habiendo partido Aristide, es el momento de cooperar con la comunidad internacional que nos ayudó a sacar del país" al Presidente, declaró Evans Paul, dirigente de la opositora Plataforma Democrática.

La oposición había rechazado a comienzos de la semana el plan de solución a la crisis propuesto por Estados Unidos, Francia, Canadá, la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Caricom (Comunidad de los países del Caribe) porque preveía la permanencia de Aristide en el poder.

Los líderes opositores también habían declarado que se negaban al envío de una fuerza de seguridad a Haití, pues reforzaría a Aristide en la presidencia.

Tras la renuncia del Presidente, Evans Paul también llamó a los "chimères" -partidarios armados de Aristide- a deponer las armas, y a la policía a mantener el orden en Haití.

"Chimères, los queremos ayudar. Detengan la violencia, depongan las armas si no quieren que ocurran desgracias", dijo en mensajes difundidos por la radio.

"Llamo a la Policía, particularmente a los Cimo (compañía antimotines de la Policía) para que tome medidas especiales de seguridad, particularmente en relación con las radios, comercios y barrios que fueron tomados como objetivos" por los chimères.

"El país está en sus manos", agregó, en alusión a la policía. "Aristide se ha ido, es un día de alivio".
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores