A los 98 años murió el cardenal Koenig

El prelado austríaco tuvo un activo rol en la elección del actual Papa, Juan Pablo II, y en la preparación del Concilio Vaticano II.

13 de Marzo de 2004 | 13:00 | AP
VIENA.— El cardenal Franz Koenig, la mayor autoridad moral de Austria y que influyó enormemente en la política del Vaticano en su trato con otros grupos religiosos y regímenes comunista de la postguerra, falleció hoy a los 98 años.

La campana Pummerin de la catedral de San Esteban repicó solemnemente el sábado por la mañana, en honor de Koenig, venerado incluso después de su retiro en 1985.

Falleció mientras dormía, en Viena, informó la radio austriaca.

El papa Juan Pablo II envió su mensaje de condolencia elogiando la obra de Koenig. "Su trabajo por la paz y la reconciliación traspasó las fronteras de su país", además de demostrar su "enorme preocupación por respaldar a los creyentes de Europa oriental durante la desafortunada división política del continente".

El cardenal Christoph Schoenborn, líder de la Iglesia Católica austriaca, dijo que sentía "un profundo pesar" por el fallecimiento de Koenig.

"Los muchos años de la presencia y el servicio del cardenal Koenig fueron un regalo para la Iglesia de Austria y de todo el mundo", dijo Schoenborn.

"Fue por mucho tiempo la autoridad moral en nuestro país, dispuesto a la cooperación con todas las personas de buena voluntad", dijo el presidente Thomas Klestil. "Trabajó para la renovación espiritual de los cristianos en Europa y para la construcción de puentes con nuestros vecinos. He perdido a un consejero paterna".

Koenig fue considerado en dos ocasiones candidato al papado, primero en 1963 y después en 1978.

Koenig es famoso por haber facilitado la postulación papal del cardenal polaco Karol Wojtyla, que ascendió como el papa Juan Pablo II en 1978.

Koenig fue arzobispo de Viena de 1956 a 1958, cuando el papa Juan XXIII lo nombró cardenal. Fue presidente del Secretariado para los No Creyentes, del Vaticano, de 1966 a 1981 y tuvo un importante papel en los preparativos del concilio del Vaticano II, de 1962-65.

Ningún otro clérigo católico tuvo mayor prestigio que Koenig, ni había logrado formar parte de la elite cultural y de la vida pública de Austria.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores