Eventual vuelco en elecciones en España

La rabia de los españoles se hizo sentir hoy y todo pronostica que habrá un vuelco en las elecciones de mañana, cerrando toda posibilidad a que el Partido Popular siga en el Gobierno.

13 de Marzo de 2004 | 20:04 | El Mercurio en Internet / Rubén Adrián Valenzuela, desde Barcelona
SANTIAGO/BARCELONA.- A sólo horas de iniciarse las elecciones generales en España, el ambiente de tristeza por los trágicos atentados del jueves 11 en Madrid parece dar paso a ánimos de molestia y de rechazo contra quienes eran, hasta hace poco, considerados los favoritos para la votación de mañana, el Partido Popular y su candidato Mariano Rajoy.

Al denominado "vuelco" que experimentó la investigación sobre las responsabilidades de la masacre, luego de que se anunciara la captura de cinco sospechosos (de origen árabe e hindú), suma ahora un nuevo giro con respecto a quiénes saldrán victoriosos tras los comicios generales.

Eso, tras la espontánea y sorpresiva reacción de miles de españoles que en las ciudades más importantes del país, salieron a las calles para manifestar su rechazo a la forma en que el Gobierno de José María Aznar ha llevado las informaciones sobre las investigaciones.

Aunque desde el primer momento las autoridades insistieron en que su principales sospechas apuntan a ETA como autores de los atentados, ahora han debido reconocer que la posible participación de Al Qaeda no sólo no puede descartarse, sino que debe ser más investigada.

Y ese cambio no es menor. Al Gobierno ciertamente le convenía que fueran los terroristas vascos quienes estuvieran tras los crudos hechos del jueves, porque ante sus actos de violencias España responde con una sola y fuerte voz de rechazo.

Pero si se comprueba que la muerte de 200 personas fue provocada por un grupo fundamentalista islámico que buscaba "castigar" el apoyo de España a Estados Unidos en la guerra en Irak, entonces son más las voces de quienes ven a Aznar como responsable de esos actos.

La falta de información de las investigaciones, o la entrega confusa de ésta, ha causado molestia entre los ciudadanos porque acusan a Aznar y al Ministerio del Interior de ocultar lo que saben, como ocurrió cuando se anunció, tardíamente, que se había encontrado una furgoneta con detonadores y una cinta con versos del Corán, casi diez horas después de que las autoridades lo supieran.

"Sangre por petróleo"

En la Plaza del Ayuntamiento en Barcelona se congregaron miles de personas portando lienzos y gritando consignas de rechazo a la manipulación de información y a la entrega de detalles de los avances a cuenta gotas.

No es menor esta sorpresiva reacción de los españoles. El ambiente no asegura nada para mañana, echando al suelo las estadísticas de encuestas que hasta el jueves daban como seguro ganador al abanderado oficialista por sobre José Luis Rodríguez Zapatero, del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

El muy posible que mañana se registre un vuelco en las posibilidades de PP en la elecciones y sea finalmente el partido opositor el que se quede con el puerto de Jefe de Gobierno.

Es más. Lo ocurrido hoy frente a las sedes del PP, con miles de españoles gritando contra Aznar, avizora que el de mañana será un día donde el ciudadano de luto por la muerte de sus compatriotas aprovechará la votación para expresarse en masa contra un Gobierno que en muchas ocasiones no los ha escuchado, como cuando se decidió el apoyo a Estados Unidos en la guerra contra Irak, a pesar de las miles de manifestaciones por la paz.

Lejos de aumentar la abstinencia frente al deber cívico de votar, se vislumbra que aumentará la presencia de españoles frente a las urnas. Se siente en el ambiente que será una oportunidad para expresar con el voto el castigo hacia Aznar y su partido.

Sin embargo, hay quienes creen que el actual Jefe de Gobierno debiera continuar a la cabeza de España. Opinan que Aznar debe responder como máximo líder por los actos y decisiones que han convertido a los españoles en blanco de organizaciones terroristas como Al Qaeda.

Sea como sea, de la tristeza ciertamente los españoles dieron paso a un ambiente de rechazo donde casi es un sentir casi popular que Aznar y el PP están viviendo sus últimas horas a la cabeza de España.

Como muestra de aquello, en el centro de la plaza Sant Jaume, corazón político de Catalunya, una bandera chilena luce rodeada de cirios rojos incandescentes. Es la familia del único chileno que murió en los atentados del jueves 11. Pero sintiéndose como un español más, una frase le da otro sentido a su presencia: "Derramó su sangre para que otro tuviera petróleo".
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores