Crisis humanitaria azota a la población de Haití

Diez bebés murieron en este mes por problemas de desnutrición en la isla. Rebeldes impiden acceso a la zona norte, donde miles de personas están abandonadas a su suerte.

25 de Marzo de 2004 | 18:41 | Ap
Haiti
Voluntarios ordenan donaciones de alimentos llegadas a la isla.
CAP HAITIEN.— La muerte de bebés y las familias que llevan semanas sin probar bocado son algunos de los problemas a los que se están enfrentando las organizaciones de ayuda humanitaria en Haití.

Tras un levantamiento en febrero que terminó con la salida del presidente Jean Bertrand Arisitde, unas 250.000 personas están abandonadas a su suerte en Haití, y las entidades humanitarias han visto a veces truncados sus esfuerzos por llegar a ellos.

"Es frustrante saber que tienes tantas personas que ayudar en medio de una situación muy incierta y en la que la seguridad es, si mucho, provisional", dijo Ilana Benady, una portavoz de la organización inglesa Oxfam, quienes tratan de suministrar agua a las comunidades del norte.

El acceso a la zona norte del país, tradicionalmente la más abandonada, se ha vuelto más difícil desde que los rebeldes decidieron tomarla como base para iniciar su revuelta, que se cobró la vida de más de 300 personas.

En esa zona, muchos habitantes norteños han estado semanas sin electricidad, agua potable, alimentos y medicamentos necesarios para tratar enfermedades curables.

Los médicos aseguran que las primeras víctimas son los bebés, que llegan a los hospitales en un estado tan grave que poco se puede hacer por ellos.

"La mayoría de los niños desnutridos que recibimos llegan al hospital demasiado tarde. Muchos terminan muriendo", dijo el médico Anthony Constant, director del principal hospital de la región en Cap Haitien, la segunda ciudad del país, que cuenta con 500.000 habitantes.

Según la médica Floride Douyon, 10 bebes murieron este mes de deshidratación o desnutrición. Otros dos murieron el jueves.

Antes del 22 de febrero, cuando los rebeldes tomaron la ciudad, se habían registrado solo dos de estas muertes.

Constant explica que muchas personas no acuden al hospital por los temores que ha suscitado el nivel de inseguridad en el país, por lo que no se puede calcular con exactitud cuántos están muriendo.

Los rebeldes armados aún controlan gran parte del norte de Haití, donde desplegaron a 250 soldados franceses la semana pasada.

Constant agregó que la gente que llega al hospital no puede ser atendida debidamente por la falta de medicamentos y electricidad. Los niños desnutridos necesitan de oxígeno, pero no hay electricidad para operar los tanques, ni dinero para comprar combustible para el generador.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores