España: Juez comenzará mañana a interrogar a últimos detenidos 11-M

Hasta hoy el número de detenciones practicadas tras los atentados se eleva a veinte, doce personas están ya en prisión y otras dos han quedado por el momento en libertad por esta causa.

28 de Marzo de 2004 | 09:06 | EFE
MADRID.- El juez de la Audiencia Nacional podría comenzar a tomar declaración previsiblemente a partir de mañana a los últimos detenidos en relación con los atentados del 11-M, seis ciudadanos de origen marroquí y sirio que fueron arrestados entre el miércoles y el viernes en Madrid y Toledo.

De momento, el número de detenciones practicadas tras los atentados se eleva a veinte, doce personas están ya en prisión y otras dos han quedado por el momento en libertad por esta causa.

El magistrado levantó ayer la incomunicación a nueve individuos que se encontraban en prisión por su presunta relación con los hechos.

La noche anterior, el juez, la fiscal y algunos de los abogados de los encarcelados en la prisión de Soto del Real acudieron a este centro para celebrar una rueda de reconocimiento para ver si algunos de los testigos identificaban a uno o varios de los presos.

Los arrestados que permanecen en prisión son: Jamal Zougam, Mohamed Chaoli, Mohamed Bakali, Abderrahim Zbakh, José Manuel Suárez, Abdelouahid Berrak, Mohamed Chedadi, Rafá Zuher, Naima Oulad Akcha -la única mujer arrestada-, Faisal Alluch, Suresh Kumar y Vinay Kohly.

Hasta ahora, sólo a cinco de las personas encarceladas se les ha imputado por su participación en la matanza de Madrid: Zougam, Chaoui, Bakali, Abderrahim Zbakh y José Manuel Suárez, acusados de 190 asesinatos terroristas consumados, de otros 1.430 en grado de tentativa y de cuatro delitos de estragos terroristas.

Las investigaciones van en "buena dirección", según los investigadores, que cuentan con nuevas pruebas, las halladas el viernes una casa ubicada en el término municipal de Chinchón, en la "Vega de Chinchón", limítrofe con la de Morata de Tajuña, y que al parecer, según fuentes cercanas al caso, vinculan directamente a algunos de los detenidos con la matanza del 11-M.

En concreto, según fuentes de la investigación, vinculan a Jamal Zougam y a Abderrahim Zbakh, químico de formación.

La Policía encontró numerosas huellas en esta casa situada en la carretera que une Morata de Tajuña con Titulcia durante el registro realizado en la vivienda, donde las citadas fuentes apuntan que se pudieron fabricar las bombas que explotaron en la mañana del día 11 en los trenes.

Entre las huellas, al parecer podrían encontrarse, según las fuentes, las de Zougam y las de Zbakh, aunque los agentes las continúan examinando y las cotejan con las del resto de detenidos.

Pero además, en el interior de la vivienda, los agentes hallaron algunos materiales que se corresponden con la fabricación de las bombas que se utilizaron en los atentados: detonadores de aluminio y cobre -algunos explotados y otros quemados- y restos de dinamita Goma 2-ECO, además de documentación que analizan los investigadores.

Las fuerzas de seguridad que investigan el caso se incautaron de similares detonadores de cobre en la furgoneta que fue encontrada en Alcalá de Henares el mismo día de los atentados, y en la que se supone llegaron algunos de los terroristas que pudieron participar en los atentados.

Asimismo, en una mochila de los terroristas que no llegó a explotar, se halló el mismo explosivo.

La vivienda intervenida se localiza en el triángulo formado por los vértices de Chinchón, Titulcia y Morata, entre las carreteras M-311, M-313 y M-404. Se encuentra en una finca rústica de unos 2.000 metros cuadrados, en una zona aislada, y que suele ser frecuentada en su mayoría para temporadas estivales y fines de semana.

El rejado de la finca está tapado en todo su perímetro exterior con una lona verde, posiblemente colocada por los terroristas para ocultar sus actividades. Según declararon vecinos de la zona a Efe-TV, esta lona había sido colocada hace un mes aproximadamente.

Además, los inquilinos de esta casa, que no se ve desde la carretera y a la que hay acceder a través de un camino llamado de "la Veredilla" donde se encuentra la puerta, contaban con cuatro generadores de electricidad y una placa solar para autoabastacerse y un deposito de agua.

No obstante, aunque la finca está aislada, tiene buenas comunicaciones por diferentes carreteras y cuenta con una gasolinera a unos tres kilómetros.

La vivienda, "el sitio perfecto para montar las mochilas", según fuentes cercanas al caso, está a unos 38 kilómetros de Madrid (por la A-3, la M-311 y la M-313) y a unos 45 de Alcalá de Henares (por varias vías), donde se supone que pudieron subir todos los terroristas que colocaron las mochilas bombas de los atentados.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores