NASA lanza satélite para probar la teoría de la relatividad de Einstein

El satélite Gravity Probe B, uno de los instrumentos científicos más precisos que se haya construido, intentará probar que los cuerpos celestes gigantescos entrelazan el tiempo y el espacio a medida que giran sobre su eje, de forma similar a como lo hacen los vientos de los tornados.

20 de Abril de 2004 | 14:35 | Reuters
CABO CAÑAVERAL.- Después de 45 años de preparación y con 24 horas de retraso, la Agencia Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) de Estados Unidos lanzó el martes un satélite de 700 millones de dólares para probar la teoría de la relatividad de Albert Einstein.

El satélite Gravity Probe B, uno de los instrumentos científicos más precisos que se haya construido, fue transportado por un cohete Delta-2, de la Boeing Co, a las 12:57 pm, hora local (1657 GMT) desde la base de la Fuerza Aérea en Vanderberg, California.

El día antes, los directores de las operaciones de lanzamiento de la empresa Boeing y del Centro Espacial de la NASA en el estado de Florida suspendieron la maniobra minutos antes del despegue por problemas con el programa de computadoras que se encontraba a bordo.

Einstein desarrolló sus teoría de la relatividad a principios del siglo XX. En la actualidad, dichas teorías han sido generalmente aceptadas, en especial a medida que se aplican al Sistema Mundial de Posicionamiento y a los equipos médicos de gammagrafía.

Entre los pronósticos más raros de Einstein se encuentra que los cuerpos celestes gigantescos, como los planetas, las estrellas y los agujeros negros, entrelazan el tiempo y el espacio a medida que giran sobre su eje, de forma similar a como lo hacen los vientos de los tornados.

Si Einstein tiene razón, dijeron científicos, el satélite deberá detectar que en cada órbita se pierden pequeños fragmentos de tiempo y espacio, algo imperceptible para los astronautas cuando están en órbita espacial, pero que puede determinarse.

"A esto le llamo la pulgada perdida", dijo el científico principal del programa, Francis Everitt, un físico teórico de la Universidad de Stanford, donde se concibió la misión en 1959, la cual no recibió fondos para su desarrollo hasta 1964.

Recién en la década de 1990 fue cuando los ingenieros de la NASA y Stanford pudieron construir un satélite lo suficientemente preciso como para realizar las mediciones.

En el centro del satélite de 3,5 toneladas hay un contenedor con cuatro esferas del tamaño de pelotas de ping pong que se enfriarán casi al punto cero absoluto y realizarán 10.000 giros por minuto, lo que las convierte en los giroscopios más precisos que se hayan construido hasta ahora.

"Existen dos razones que justifican que estos son los giroscopios más precisos. Son las esferas más perfectas (que se hayan fabricado hasta ahora) y el viaje espacial permite hacer giroscopios mucho más precisos de lo que pueden ser en tierra", explicó Everitt.

El satélite, que se puso en una órbita polar, pasará dos meses preparándose y después 16 meses haciendo mediciones.

Científicos de la misión no sólo esperan obtenern pruebas de la teoría de Einstein, sino una cifra precisa para calibrar los efectos.
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores