Papa: Sociedad actual de riqueza y éxito desprecia al creyente

El Pontífice lucía buen aspecto hoy en la audiencia general de hoy a la que acudieron 25 mil fieles.

21 de Abril de 2004 | 08:26 | EFE
CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Juan Pablo II dijo hoy que la sociedad actual "desprecia y es hostil" al creyente, ya que el comportamiento del hombre justo "molesta" en una sociedad que elige con frecuencia como estandarte el provecho personal, el éxito y la riqueza.

El Pontífice hizo estas manifestaciones ante más de 25.000 personas que asistieron en la plaza de San Pedro del Vaticano a la audiencia general de los miércoles, cuya catequesis dedicó al Salmo 26, "Confianza en Dios en los momentos de peligro".

Juan Pablo II presentaba buen aspecto, tenía la voz fuerte y se le vio relajado. Como ya es costumbre, no leyó todo el texto preparado y saludó en diferentes idiomas, entre ellos español, a los fieles presentes.

"La vida del creyente es muchas veces sometida a tensiones y contestaciones, incluso a un rechazo y una persecución. El comportamiento del hombre justo molesta, ya que resuena como una advertencia hacia los prepotentes y perversos", afirmó el Papa.

El Obispo de Roma agregó que para los perversos y prepotentes "es insoportable" incluso sólo ver al creyente, ya que su vida es diferente de la de los otros y su camino es totalmente opuesto.

El Papa Wojtyla añadió que el fiel sabe que su coherencia le crea "aislamiento" e incluso "el desprecio y la hostilidad en una sociedad que elige muchas veces como estandarte el provecho personal, el éxito exterior, la riqueza y el gozo desenfrenado".

Pero el fiel, prosiguió el Papa, no debe tener miedo ni sentirse abandonado "ante los ataques del malvado", ya que su corazón conserva la paz interior y la comunión con Dios es fuente de serenidad, alegría y tranquilidad.

Esa relación con Dios es, aseguró el Papa, como entrar en un oasis de luz y amor.

Concluida la audiencia, el Papa saludó en diferentes idiomas a los peregrinos venidos de todo el mundo. En español tuvo palabras de afecto para los fieles llegados de San Frutos y Segovia, en España, y a los miembros de la asociación cultural Albert Camus, de Guadalajara, en México.

A todos invitó a confiar en Dios, "refugio de paz".

La audiencia, como sucede desde hace meses, se celebró en medio de fuertes, pero discretas, medidas de seguridad.

Todos los presentes tuvieron que hacer largas colas y atravesar los detectores de metales para entrar en la plaza vaticana. Todos los bolsos, mochilas y otras pertenencias que portaban fueron meticulosamente controladas por la policía italiana, que se encarga de la seguridad de la plaza de San Pedro.

Juan Pablo II, como también es habitual, entró en la plaza en un "papamóvil" descapotable, con el que recorrió todo el recinto en medio de los aplausos de los presentes.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores