Madrid expectante a 24 horas de la boda de Felipe de Borbón

El acontecimiento, que difícilmente podrá tener parangón en los años venideros más inmediatos, ha implicado a los madrileños de tal modo que nadie se libra del influjo del enlace real.

21 de Mayo de 2004 | 08:21 | EFE
MADRID.- Veinticuatro horas antes de que sirva de escenario a la boda del heredero de la Corona española, Madrid palpita hoy a un ritmo distinto, rebosante de invitados prestantes, de policías, de madrileños y forasteros deseosos de ver a Felipe de Borbón desposado ya con Letizia Ortiz convertida en princesa.

El acontecimiento, que difícilmente podrá tener parangón en los años venideros más inmediatos, ha implicado a los madrileños de tal modo que nadie se libra del influjo del enlace real.

La boda está en los periódicos, en la radio, en la televisión, en Internet, en los mercados, en las peluquerías, en los centros de trabajo o en el bando del Ayuntamiento que pide a los ciudadanos que participen en ella con "la más afectuosa de las actitudes".

Y por eso, para la ocasión, la ciudad ha sido engalanada con las mejores flores, con grandes telones decorados que cubren los andamios de las construcciones y con una iluminación multicolor para sus edificios históricos.

Tal como se ha hecho con la catedral de La Almudena y con el Palacio Real, escenarios de la boda sometidos a una minuciosa limpieza y restauración de sus muebles y decorados, muchas fachadas del centro de la ciudad han sido retocadas para mostrarlas coquetas a los madrileños y a sus visitantes.

Los responsables de los preparativos han acertado, a tenor de la afluencia de hasta 300.000 curiosos que, en el caso de la iluminación nocturna, han formado durante tres noches consecutivas embotellamientos para apreciar y fotografiar los edificios emblemáticos y guardarlos para el recuerdo.

Hasta los niños parecen contagiados del fervor de la boda, pues según una encuesta, dos de cada tres sueñan con convertirse en príncipe o princesa, aunque el 61 por ciento desconoce el significado del término monarquía y alguno dice que los reyes de ahora son los Reyes Católicos.

En el capítulo de seguridad, a partir de este mediodía muchas calles quedarán cortadas al tráfico, los aparcamientos deberán quedar vacíos y el tren subterráneo no se detendrá en las estaciones más céntricas.

La transmisión de televisión ya está lista y la operadora española de satélites Hispasat informó que tiene contratada toda su capacidad disponible para proporcionar hasta mil horas de transmisión para Europa y América.

Mientras tanto, el espacio aéreo madrileño permanece ya protegido por un avión del Sistema de Alerta y Control Anticipado (AWAC) de la OTAN y por aviones militares españoles que podrían derribar cualquier aparato considerado potencialmente peligroso.

En otros lugares de España también hay alborozo, como en Asturias, la región que es patria chica de la novia, y muestra de ello es que allí sus gentes despertarán el sábado con música de bandas municipales que anunciarán la llegada del día en que España tendrá una princesa de Asturias, el título que adquirirá Letizia como esposa del heredero de la Corona.

En Madrid también habrá música y así lo ha prometido el Ayuntamiento, que alegrará las horas previas al paseo que hará la pareja con conciertos de flamenco, de jazz y de obras clásicas.

Y para los menos o nada entusiastas, diversos grupos sociales del "Movimiento Popular Contra la Boda Real" animan a los madrileños a sumarse a dos actos de protesta: un pasacalle esta noche en la céntrica Puerta del Sol y una manifestación al mediodía del sábado.

Además, una discoteca de la capital convoca para hoy una fiesta con un lema dirigido a ellas: "Boba!!! Podrías haber sido tú". Piden vestido de novia y prometen "peleas de ramos, luchas con arroz y baile al son de la marcha nupcial".

Sea como sea, sólo faltan horas para la boda y muchos se preparan para sentarse delante del televisor o para salir a las calles a dar vivas a los novios, mientras se imaginan a Letizia impaciente por lucir el vestido que le ha diseñado Manuel Pertegaz y a Felipe preparando su uniforme de etiqueta del Ejército de Tierra.

La boda hará realidad el sueño de muchos de ver casado a Felipe de Borbón, del que se esperaba hace mucho tiempo que eligiera esposa hasta que el año pasado se fijó en Letizia Ortiz, una periodista muy conocida ya de todos los españoles que la veían a diario en los informativos de televisión.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores