Fracasa aparente intento de golpe de Estado en el Congo

Un general rebelde del Ejército se tomó la radio estatal, durante un breve lapso de tiempo, anunciando que había sido derrocado el Presidente Kabila. Sin embargo, la intentona fue frustrada.

11 de Junio de 2004 | 09:18 | DPA
KINSHASA/NAIROBI.- El Presidente de la República Democrática del Congo, Joseph Kabila, pidió hoy por televisión calma a la población, horas después de que fracasara un aparente golpe de Estado dirigido por un militar rebelde en Kinshasha.

El Gobierno no ha sufrido daños, aseguró Kabila, quien afirmó además que no piensa permitir que nadie detenga el proceso de paz. Según anunció, ya se ha detenido a 12 de los presuntos golpistas.

Horas antes, el ministro del Exterior, Antoine Ghonda, había admitido que un general rebelde del Ejército, al frente de la guardia presidencial, tomó la radio estatal durante un breve lapso de tiempo durante la noche y anunció que se había derrocado al Presidente Kabila.

En la capital congoleña se oyeron fuertes tiroteos. El Ejército envió tanques a las calles, mientras que la misión de la ONU en el Congo (MONUC) reforzó las medidas de seguridad en el palacio presidencial. La electricidad quedó interrumpida durante varias horas.

Sin embargo, al mediodía (local) la situación era ya mucho más calmada. "Ya no se oyen disparos", confirmó un diplomático occidental.

El Gobierno trató inmediatamente de restarle importancia al incidente. Se trata de un militar "mentalmente perturbado", afirmó el ministro de Información, Vital Kamerhe, quien aseguró que el Ejecutivo tiene controlada la situación.

Según informaciones no confirmadas, el líder de los golpistas, Eric Lenge, huyó en dirección al aeropuerto. Previamente, había declarado en la emisora Radio Okapi que no tenía intención de asumir el poder, sino protestar en nombre de la población por la ineficacia del Gobierno.

A juicio de los observadores, tras una semana de ocupación de la ciudad de Bukavu, en el este del país, por parte de tropas rebeldes, el gobierno de Kabila ha quedado muy debilitado. Grupos insatisfechos de la guardia presidencial habrían aprovechado esta situación para la intentona golpista, agregaron.

En marzo se produjo otro intento de golpe de Estado, que el Gobierno aseguró haber reprimido. Sin embargo, los observadores no descartan que ambos casos no sean más que un montaje para debilitar el reparto del poder en el Ejecutivo. Kabila está rodeado de cuatro vicepresidentes que durante los cinco años de guerra civil que sufrió el país fueron los líderes de diversos grupos rebeldes.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores