EE.UU. quiere inmunidad legal para sus operaciones en Irak

El portavoz del Departamento de Estado dijo que pese a la entrega total del poder, seguiría vigente la Orden 17, que dio inmunidad a la Autoridad Provisional de la Coalición.

26 de Junio de 2004 | 11:01 | EFE
WASHINGTON.- Al tiempo que EE.UU. insiste en que el próximo miércoles traspasará la soberanía al Gobierno interino iraquí, Washington pretende mantener la inmunidad legal para sus acciones en Irak y a miles de prisioneros en la cárcel sin cargos.

Actualmente ningún tribunal iraquí puede enjuiciar a un soldado estadounidense por delitos cometidos en Irak gracias a una norma emitida exactamente hace un año, la llamada Orden 17, por la cual la Autoridad Provisional de la Coalición (CPA) se otorgó inmunidad legal a sí misma y a sus fuerzas militares.

El secretario de Estado de EE.UU., Colin Powell, afirmó esta semana en la jura del nuevo embajador de EE.UU. en Bagdad, John Negroponte, que el traspaso de poder el próximo miércoles "es el fin claro de la ocupación".

Ese día la CPA será disuelta y Negroponte tomará la dirección de la reconstrucción. No obstante, una verdadera entrega total de la soberanía exigiría cambios en la forma en la que EE.UU. opera en Irak.

Por un lado, sus soldados se verían sujetos a las leyes iraquíes y, por otro, sus presos dejarían de ser prisioneros de guerra, quienes pueden ser encarcelados sin cargos hasta el fin de un conflicto armado internacional.

El portavoz del Departamento de Estado, Richard Boucher, dijo que la Orden 17 seguirá vigente a pesar del traspaso total de poder, ya que "la ley transitoria creo que permite la continuación de reglas que se han hecho y tienen que continuar".

Estados Unidos tiene acuerdos sobre el estatus de sus tropas en países donde se encuentran destacadas, como Alemania y Corea del Sur, pero es muy raro que éstos den inmunidad total a sus soldados respecto a la ley local, según los expertos.

Los juzgados japoneses, por ejemplo, tienen jurisdicción sobre los delitos cometidos por soldados fuera de las bases estadounidenses en el país nipón.

Los problemas legales tras el traspaso de poder también incluirán la situación de los entre 4.000 y 5.000 detenidos bajo custodia estadounidense en Irak.

"Legalmente, si mantienen que el Gobierno iraquí es soberano, tienen que transferir la custodia (de los presos) al gobierno, que tendrá que presentar cargos contra ellos", explicó Tom Malinowski, de la asociación de derechos humanos Human Rights Watch.

El fin de la ocupación implica el fin del conflicto armado internacional, que legalmente se convertirá en una guerra civil entre el Gobierno iraquí, apoyado por EE.UU., y los rebeldes.

Según el Derecho Internacional, los combatientes detenidos no serán prisioneros de guerra, un calificativo que permite su encarcelamiento sin cargos hasta el fin de los combates, sino que tendrán que ser acusados de delitos o liberados.

Pero EE.UU. no da visos de que cumplirá con este requisito. En Afganistán mantiene a varios cientos de presos sin cargos, a pesar de que la soberanía recae en el Gobierno dirigido por Hamid Karzai.

Por ello, existe el peligro de que las cárceles en Irak se conviertan en otro limbo legal como lo es Guantánamo, según organizaciones de derechos humanos.

A pesar de estas complicaciones legales, la Casa Blanca insiste en que el traspaso de poder al nuevo gabinete iraquí es total.

A nivel interno, el Gobierno del presidente George W. Bush quiere comunicar a los estadounidenses que la presencia de EE.UU. en Irak no será eterna y que su país reduce sus responsabilidades allí.

A nivel internacional, Washington espera que un rostro iraquí al frente de un Gobierno nacional consiga más ayuda en tropas y donaciones de otros países que una petición de Estados Unidos.

Pero sus argumentos no han convencido a todos. Al terminar la cumbre del G8 hace dos semanas, el presidente de Francia, Jacques Chirac, recalcó varias veces en una conferencia de prensa que el comunicado final había sido elaborado unilateralmente por EE.UU. y no "no fue consultado con nadie más" o reflejaba sus opiniones.

El documento era un resumen sin juicios de valor sobre lo que se trató, excepto por una frase, en la que se declaraba el apoyo a "un gobierno iraquí interino totalmente soberano". Una fuente oficial explicó que Francia sólo considerará como legítimo un gobierno salido de elecciones.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores