Paramilitares colombianos se atribuyen secuestro de ex congresista

Los ultraderechistas señalaron que plagio se hizo para denunciar las "actividades delictivas" de algunos personajes de la vida política colombiana.

29 de Junio de 2004 | 21:48 | Dpa
SANTA FE DE RALITO.- Los paramilitares colombianos admitieron hoy el secuestro del ex congresista José Gnecco, a quien acusaron de ser un narcotraficante y "un bandido de cuello blanco", y anunciaron su disposición de entregarlo a las autoridades.

Los ultraderechistas señalaron que la retención temporal del ex parlamentario se hizo para llamar la atención de la opinión nacional e internacional sobre las "actividades delictivas" de algunos personajes de la vida política colombiana que "utilizan el poder del dinero y las armas" para amedrentar a la sociedad.

"El comandante ’Jorge 40’ del Bloque Norte de las AUC se declara responsable de la retención temporal del narcotraficante José Gnecco ocurrido el 27 de junio del año en curso", señala un comunicado de las AUC conocido en la sede de los diálogos con el gobierno.

El jefe paramilitar de la zona de concentración, conocido con el alias de ’Fernando’, confirmó en Santa Fe de Ralito que la liberación del ex legislador podría darse en las próximas horas en la ciudad de Santa Marta.

"Cumplido el objetivo que motivo la retención temporal del ex congresista anuncia la entrega del citado delincuente a las autoridades que para estos efectos designe el gobierno. La decisión anunciada corresponde a una posición firme en favor de la paz", señala el mensaje firmado por el líder de las AUC ’Jorge 40’.

Los paramilitares también pidieron excusas a las autoridades colombianas y al gobierno de Estados Unidos por la retención de siete de los familiares de Gnecco, cinco de los cuales tienen nacionalidad norteamericana.

"Denunciamos ante la opinión pública la desidia y omisión dolosa de las autoridades colombianas en relación a la investigación sobre las actividades delictivas de los señores José y Lucas Gnecco por los delitos de narcotráfico, hurto agravado de vehículos, homicidios selectivos de empresarios, políticos y ciudadanos comunes" de la región, añaden las AUC (Autodefensas Unidas de Colombia).

En vísperas del inicio de los diálogos con los paramilitares colombianos, dos hechos se erigen como los detonantes de un proceso que sin empezar ya está en crisis: los reparos de Estados Unidos a esos escuadrones y la suspensión de los diálogos con una de las facciones de las AUC.

El comienzo de las negociaciones con las AUC (Autodefensas Unidas de Colombia, ultraderecha), previsto para el 1 de julio, se vio empañado con el secuestro del ex congresista José "Pepe" Gnecco y siete de sus familiares a manos de un comando paramilitar que opera en el norte de Colombia.
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores