Presidentes de Siria e Irán coordinarán política frente nuevo Irak

Por motivos de seguridad, no se ha anunciado cuando tendrá lugar la reunión entre Jatami y Al-Asad, cuya visita oficial durará dos días.

04 de Julio de 2004 | 08:29 | EFE
TEHERÁN.- El presidente de Siria, Bachar al-Asad viajó hoy a Teherán para entrevistarse con su colega iraní, Mohamed Jatami, en una visita de importante valor estratégico, ya que ambos países flanquean a Irak y son considerados por EEUU su principal enemigo en Oriente Medio.

Mientras, continúa la incertidumbre sobre el destino del infante de marina de EEUU, de origen libanés, secuestrado hace una semana en Irak, después de que el ministro de Asuntos Exteriores del Líbano, Jean Obeid, puntualizara que la única prueba de su posible ejecución es el anuncio hecho a través de Internet.

Según fuentes oficiales sirias, Al-Asad partió hoy rumbo a Teherán con la intención de estudiar con las autoridades iraníes la política a seguir frente al nuevo Irak, una vez realizada la transferencia de poder en Bagdad.

El presidente sirio aterrizó en el nuevo aeropuerto de la capital acompañado por su primer ministro, Abdel Halim Jaddam, y el ministro de Asuntos Exteriores, Faruk Chara.

A pie de escalerilla les recibió el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Kamal Jarrazi.

Por motivos de seguridad, no se ha anunciado cuando tendrá lugar la reunión entre Jatami y Al-Asad, cuya visita oficial durará dos días.

Este es el tercer viaje del presidente sirio a Irán desde que accediera al poder en julio de 2000, y marca un fortalecimiento en las relaciones entre dos países distanciados hasta 1997.

Siria e Irán mantuvieron durante años un conflicto diplomático fruto del apoyo que Damasco ofreció a Bagdad en la guerra que enfrentó a Irán e Irak.

Pero una nueva guerra, esta vez la invasión de Irak, ha acercado a estos dos países, que tienen grandes intereses en su vecino, sobre todo Irán que comparte afinidades religiosas y políticas con varios grupos chiítas que pueblan el sur iraquí.

Desde que sus tropas comenzaran a ser objetivo de ataques en Irak, la Casa Blanca ha acusado a Teherán y Damasco de facilitar la permeabilidad de sus fronteras y permitir así a los activistas y voluntarios islámicos entrar en territorio iraquí.

Tanto Siria como Irán han calificado de "falsa" esta denuncia y han insistido en que los insurgentes son "iraquíes" -y no combatientes extranjeros- que luchan por la independencia de su país.

Según la agencia oficial de noticias iraní IRNA, la reunión entre ambos presidentes también abordará las vías para hacer frente a las reiteradas amenazas proferidas por EE.UU., y la evolución del conflicto en los territorios palestinos.

Washington impuso el pasado mes nuevas sanciones económicas a Siria, país al que incluye en su lista de Estados que promueven el terrorismo internacional y le acusa de financiar y alentar la lucha palestina.

Irán, que también aparece en la citada lista, sufre las sanciones desde que ambos países rompieran relaciones en 1979, tras el triunfo de la revolución islámica que derrocó al pro-occidental y último Sha de Persia, Mohamed Reza Palhevi.

En los últimos meses, EE.UU. ha amenazado con nuevas medidas punitivas a Irán, país al que acusa de desarrollar un programa secreto de armamento nuclear.

Mientras, en Beirut, el ministro libanés de Asuntos Exteriores desmintió que su país tenga confirmación de la muerte del marine secuestrado, y dijo que su única noticia es el anuncio hecho por los supuestos captores a través de Internet.

"De ser cierto, sería un crimen inhumano, contrario a la religión y a la moral", dijo hoy Obeid a la televisión por satélite qatarí Al Jazeera.

El ministro se vio obligado a salir a la palestra después de que la prensa de su país publicara hoy que el Ministerio tenía confirmación de su muerte enviada por el encargado de negocios de la embajada libanesa en Bagdad.

Obeid puntualizó que la comunicación del diplomático hacía referencia al texto publicado en Internet.

El marine, Wassef Ali Hassoun, de 24 años, fue capturado en junio pasado.

Ayer sábado, un grupo autodenominado "El Ejército de los seguidores de la Sunna" anunció en una página de Internet que había cumplido su amenaza.

A última hora del sábado, Sami, hermano de Hasooun, insistía en que nadie le había confirmado su muerte y que continúan las gestiones con diferentes interlocutores árabes e islámicos en busca de su liberación.

Esta mañana, la familia del marine asentada en la ciudad libanesa septentrional de Trípoli, no contestaba al teléfono.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores