Policía contradice información del gobierno sobre atentados del 11- M

Miembros de la Unidad Central de Información (UCIE) confirmaron que desde un primer momento la policía estaba convencida de la autoría de grupos islámicos en los ataques terroristas y no de ETA.

07 de Julio de 2004 | 10:27 | DPA
MADRID.- Expertos de la policía española, miembros de la Unidad Central de Información (UCIE), afirmaron hoy ante la comisión parlamentaria que investiga la gestión de los atentados del 11 de marzo contra la red de trenes de Madrid, que en todo momento pensaron en la autoría islamista y no de ETA.

El comisario jefe de la UCIE, Mariano Rayón, declaró que la policía tuvo "el convencimiento" de que la investigación sobre la autoría del "11-M" debía dirigirse a la pista islamista y no a la organización armada vasca.

A las 12:00 horas del sábado 13 de marzo, dos horas y media antes de que el entonces ministro de Interior del gobierno del Partido Popular, Ángel Acebes, dijera que la pista de ETA era "la prioridad", los expertos policiales ya privilegiaban la tesis del extremismo árabe, dijo Rayón.

Acebes efectuó una rueda de prensa a las 14:30 horas del sábado 13 de marzo para informar que la investigación se desarrollaba en dos terrenos, la de la autoría de grupos islamistas, vinculados a la red terrorista Al Qaeda, y la de ETA.

No obstante insistió en que la pista etarra era la prioritaria en esos momentos y subrayó que -a esa fecha- no había ninguna nueva pista relacionada con Al Qaeda.

En ese sentido, el secretario de Organización del partido en el gobierno, el Socialista Obrero Español (PSOE), José Blanco, subrayó hoy que las primeras comparecencias ante la comisión coinciden -en su opinión- en demostrar que "mientras la policía investigaba el terrorismo islámico, el (entonces) gobierno del Partido Popular (PP) seguía hablando de ETA".

Primeras contradicciones

La comisión del Parlamento español ya detectó ayer las primeras contradicciones sobre las informaciones divulgadas acerca de la autoría del ataque.

La comisión tiene por objetivo analizar la gestión del anterior gobierno del ex Presidente José María Aznar, y la conducta de la entonces oposición socialista durante los momentos inmediatamente posteriores a la acción terrorista, la más grave cometida en territorio europeo.

No está previsto que Aznar comparezca ante esta comisión parlamentaria, integrada por 16 miembros, que tiene planeado interrogar a cerca de 30 personas.

El Presidente del gobierno español, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, ha dado su beneplácito para que se desclasifiquen numerosos documentos del servicio secreto, CNI, aunque no ha accedido a que se hagn públicos otros, que estarían relacionados directamente con el funcionamiento de ese organismo.

La primera comparecencia fue ayer la del portero de un edificio de la localidad madrileña de Alcalá de Henares, quien fue el que detectó la camioneta usada por los terroristas islámicos autores de la masacre.

Uno de los puntos más sensibles a dirimir por la comisión se refiere al grado de transparencia informativa por parte del entonces gobierno a la hora de comunicar a la ciudadanía las pistas que apuntaban o a una autoría del extremismo islámico o a la de ETA, que -en un primer momento- fue manejada como muy verosímil por los responsables políticos populares.

Supuestamente el entonces ministro de Interior, Ángel Acebes, no dio la credibilidad necesaria a la trama islamista, centrándose casi exclusivamente en la tesis etarra, a pesar de que según los expertos las primeras evidencias apuntaban al extremismo árabe.

Las voces más críticas acusan al entonces gobierno de Aznar de ocultar la verdad de manera calculada para evitar una eventual derrota en las elecciones que se celebraban el 14 de marzo, sólo tres días después del atentado, que finalmente fueron perdidas por los conservadores a manos de los socialistas.

El gobierno de Aznar estuvo al lado de Estados Unidos y Gran Bretaña en la campaña bélica que culminó en abril del año pasado con el derrocamiento del ex dictador iraquí Saddam Hussein. Las fuerzas españolas que fueron desplegadas por orden de Aznar en Irak, en la región centro-sur, sufrieron 11 bajas en Irak.

El atentado del 11-M fue, aparentemente, una venganza de un grupo afín a Al Qaeda contra España por su alianza con el Presidente de Estados Unidos, George W.Bush, en la pasada guerra en Irak.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores