Preocupa el futuro de Mónaco después de Rainiero

El lujoso enclave de 900 años es un anacronismo que corre peligro, a medida que Europa va cambiando y tomando otra forma. Y, pase lo que pase, difícilmente alguien pueda ponerse los zapatos del príncipe.

07 de Julio de 2004 | 13:14 | AP

El hijo de Rainiero, Alberto, de 46 años, es el heredero del trono. Aunque silencioso y retraído, es popular en este pequeño principado.
MONACO.- Si alguien quiere probar la teoría de la relatividad, ningún sitio mejor que el Viejo Continente, donde un automovilista puede salir de la autopista francesa A8 cerca de Niza y, sin ver un solo cartel de bienvenida, llegar a una versión modernizada del siglo XII.

Pero este enclave de 900 años es un anacronismo que corre peligro, a medida que Europa va cambiando y tomando otra forma.

Rainiero III, el príncipe que pasó 50 años convirtiendo a lo que era un pedazo de historia de la Riviera francesa en un brillante escondite para los millonarios excéntricos, tiene ahora 81 años y está enfermo.

Y el Mónaco medieval, con su palacio de ensueños, corre el riesgo de fusionarse con Francia.

El hijo de Rainiero, Alberto, de 46 años, es el heredero del trono. Aunque silencioso y retraído, es popular en este pequeño principado.

Sin embargo, el mundo cambia con mucha velocidad alrededor de Mónaco. Sus vecinos franceses ahora pertenecen a una Unión Europea de 25 miembros inclinados a erradicar viejas anomalías. Para sobrevivir es probable que se necesite un gobernante fuerte, dispuesto a hacerlo.

Para muchos de los allegados al círculo íntimo del principado, como Nadia Lacoste, Alberto está capacitado para la tarea.

Lacoste fue vocera del palacio en los días de la princesa Grace, la actriz Grace Kelly, que falleció en 1982.

"Alberto será un príncipe maravilloso", declaró a The Associated Press.

"Mostrará una personalidad dinámica y un liderazgo efectivo", sostuvo.

Como el mismo príncipe lo dijo en una inusual entrevista con el diario parisino Le Monde: "Si digo algo contra mi padre, la gente piensa que estoy impaciente por reemplazarlo. Si no digo nada, me ven como un imbécil".

Otros allegados al círculo íntimo real esperan que Alberto se retire de la vida pública. Ninguno aceptó ser identificado, por temor a un regaño del principado.

Si el príncipe soltero asume como heredero de las funciones que desempeña su padre, o si da un paso al costado, su hermana, la princesa Carolina de Hanover, es la siguiente en la línea sucesoria. Luego está la princesa Estefanía, la favorita de los fotógrafos por su rebeldía.

Rainiero fue hospitalizado en dos oportunidades este año.

Durante tres semanas fue atendido por sufrir de "fatiga generalizada". En marzo, pasó 12 días más en el hospital debido a presuntos problemas del corazón.

En París, las autoridades se niegan a hablar de un tema tan delicado como el estatus de Mónaco.

¿Estoy en Mónaco?

Monaco emite pasaportes y estampillas de correo. Una legislatura redacta proyectos de ley que luego firma el príncipe. Forma parte de las Naciones Unidas.

Pero incluso antes de que los acuerdos de la UE abolieran las inspecciones en las carreteras fronterizas con Francia, los visitantes llegaban a Mónaco sin darse cuenta de que estaban en otro territorio. La moneda, que era el franco francés, es ahora el euro.

De acuerdo con los estatutos, el príncipe de Mónaco elige a su primer ministro de un grupo de tres franceses seleccionados en París.

Aunque casi en silencio, cada vez más gente especula que un futuro gobierno francés se verá tentado de ejercer la soberanía a falta de un líder fuerte.

Pase lo que pase, difícilmente alguien pueda ponerse los zapatos de Rainiero.

El príncipe ha pasado la mayor parte de su vida rehaciendo a Mónaco. En la década de 1950 conoció y se casó con Grace Kelly, que gozaba de enorme fama en Hollywood. Fue como un cuento de hadas.

Cuando la princesa falleció en un accidente automovilístico, Rainiero decidió dedicar todas sus energías a las obras públicas.

El tamaño de Mónaco no supera al Central Park de la ciudad de Nueva York y sólo 7.000 de sus 32.000 habitantes son ciudadanos.

Mónaco revela muy poca información sobre su economía, pero según datos oficiales de Estados Unidos el producto bruto interno es de unos 750 millones de euros (900 millones de dólares). Eso indica que el ingreso per cápita es superior a los 22.500 euros (27.000 dólares), uno de los más elevados del mundo.

Francia ha instado a Mónaco a implementar enérgicas medidas contra el lavado de dinero, y las autoridades de la UE han presionado para que se levante el secreto bancario.

En diciembre, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico nombró a cinco países como paraísos fiscales que no cooperan: Andorra, Liberia, Liechtenstein, las Islas Marshall y Mónaco.

En las calles de Mónaco, desde el reluciente Monte Carlo hasta el área industrial de Fontvielle, las opiniones son variadas.

Algunos son groseros al hablar de su realeza. Otros entusiastas. Pero casi todos, definen al principado por su príncipe, Rainiero.

Lucie Rinaldi, que trabaja en el puerto desde hace 40 años, se alzó sus hombros cuando se le preguntó por el futuro del principado después de Rainiero.

"No sabemos mucho lo que pasa allá arriba en el palacio", dijo la mujer, "pero sabemos lo que ha hecho por Mónaco. Lo extrañaremos y, este lugar no será el mismo, sin importar lo que pase después".
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores