Argentina recuerda décimo aniversario de atentado antisemita

Autoridades judías de Argentina lamentan que la justicia todavía no sea capaz de apresar a los responsables del cruento atentado a la mutual judía que costó la muerte de 85 personas.

18 de Julio de 2004 | 11:50 | AP
BUENOS AIRES.-Tras el lúgubre sonido de una sirena, miles de personas iniciaron el domingo la recordación del décimo aniversario del mortífero atentado antisemita que demolió la mutual judía AMIA, causando la muerte de 85 personas y heridas a más de 200.

La multitud se congregó frente a la nueva y fortificada sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), reconstruida en el mismo lugar donde se levantaba el anterior edificio, demolido por un potente coche-bomba, en pleno barrio judío de Buenos Aires.

Para asistir a la conmemoración del peor episodio terrorista en la historia argentina, todavía no esclarecido, el presidente Néstor Kirchner y varios de sus ministros se mezclaron entre la concurrencia, sin ascender al palco. Allí se ubicaron dirigentes de la colectividad israelita y una delegación del Congreso Judío Norteamericano (AJC).

Es la segunda vez que Kirchner, que ocupa el poder desde el 25 de mayo de 2003, asiste a la conmemoración anual. Los anteriores presidentes se habían abstenido de hacerlo, para evitar la airada reacción de la concurrencia, por la falta de esclarecimiento del atentado, del que responsabilizan a la inacción o al encubrimiento de los organismos de seguridad argentinos.

Portavoces de la colectividad judía dirigieron duras críticas al ex presidente Carlos Menem, a varios de sus colaboradores y al ex juez federal Juan José Galeano, apartado este año de la investigación que condujo, al comprobarse que había pagado sobornos a uno de los acusados, para que acusara a otros implicados.

El juicio oral iniciado hace dos años procesa a un revendedor de automóviles robados y a un grupo de ex policías de la provincia de Buenos Aires. Pero se los acusa de haber comercializado el coche-bomba empleado y no por la autoría del atentado.

"Señor presidente, con usted se encendió una luz de esperanza. No permita que se apague", dijo el titular de la AMIA, Abraham Kaul, dirigiéndose a Kirchner, quien dispuso la apertura de los archivos policiales y de inteligencia para los investigadores.

Kaul agregó que el juicio "es un símbolo de impunidad, que demuestra que nuestra justicia está muerta".

El titular de la AMIA luego acusó de "traición" al ex presidente Menem, al organismo estatal de inteligencia y a las policías federal y provincial de Buenos Aires, por no haber investigado a fondo el atentado o haberlo hecho de manera deficiente.

Jaime Salomón, que la Delegación de Asociaciones Israelitas de la Argentina (DAIA), expresó que "esta investigación judicial ha sido un escándalo. Pues es un escándalo cuando el Estado no cumple con su compromiso sagrado, cuando la impunidad posterga e impide que se haga justicia".

Marina Degtiar, que habló en representación de los familiares de las víctimas, expresó que "Carlos Menem es el gran culpable. Ese delincuente prófugo de la justicia fue muy rápido para hablar de dinero para las familias (de las víctimas), pretendió mitigar nuestro dolor con dinero".

Al concluir el acto, Kirchner y su esposa, la senadora Cristina Fernández, fueron rodeados por numerosos asistentes que los saludaron y pidieron al presidente que cumpla con su promesa de rectificar la conducta del gobierno en el caso Amia e impulsar la investigación.

Kirchner avaló las denuncias de los dirigentes de la comunidad judía, al declarar a los periodistas que "los oradores han sintetizado todo lo que yo pienso. Pero la justicia va a llegar, aunque se hayan perdido diez años".
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores