Papa nombra investigador para escándalo sexual en Austria

El envío de Klaus Kung, miembro del Opus Dei, supone la confirmación de que se ha abierto una investigación sobre el escándalo por presuntas prácticas homosexuales que afectan al seminario de Sankt Poelten en Austria.

20 de Julio de 2004 | 08:23 | EFE
CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Juan Pablo II nombró al obispo de Feldkirch (Austria), Klaus Kung, “visitador apostólico” para la diócesis austríaca de Sankt Poelten “y en especial para su seminario diocesano”, envuelto en un escándalo de presuntas prácticas homosexuales.

El nombramiento fue anunciado hoy por el Vaticano y el envío del prelado, miembro del Opus Dei, supone la confirmación de que el Vaticano ha abierto una investigación sobre este escándalo, que salió a la luz pública el pasado 12 de julio y ha sacudido a la sociedad austríaca.

Ese día el semanario austríaco “Profil” publicó varias de las miles de fotos incautadas por la fiscalía de Sankt Poelten, en la que se veían a un antiguo vicerrector, Wolfgang Rothe, y al rector Ulrich Kuechl, en actitudes no propias de sacerdotes con seminaristas del centro.

En particular, en una foto se veía a Rothe besando en la boca a un seminarista y en otra a Kuelchl pasando la mano por la zona de los genitales de otro seminarista. El rector, tras desatarse el escándalo, dimitió.

La policía confirmó que había decomisado decenas de miles de fotos pornográficas halladas en los ordenadores de algunos estudiantes del seminario, ubicado a 80 kilómetros de Viena. Según la fiscalía las fotos aprehendidas son diez mil.

Aunque el obispo de Sankt Poelten, el ultraconservador Kurt Krenn, reconoció en televisión que había visto dos fotos del anterior encargado del centro besando a un alumno rechazó que esa actitud tuviera algo que ver con la homosexualidad.

Según el prelado, eran “chiquilladas de adolescentes”.

El ex vicerrector Rothe es actualmente secretario personal de Krenn, por lo que ambientes católicos austríacos han exigido la dimisión del prelado.

La investigación vaticana se une a la investigación interna abierta por la Conferencia Episcopal Austríaca, que ha reaccionado afirmado que “la práctica de la homosexualidad o la pornografía no tiene cabida en un seminario para sacerdotes”.

El nuevo escándalo ha traído a la memoria el caso del fallecido cardenal de Viena Hans Hermann Groer, que desencadenó la mayor crisis de la Iglesia católica austríaca desde 1945 tras ser acusado de abuso sexual de menores.

El cardenal Groer, fallecido el pasado año, vivió en los últimos años retirado en un monasterio, tras no poder rebatir las acusaciones de abuso sexual cometido contra algunos de sus alumnos en un seminario de la archidiócesis de Viena y, más tarde, de monjes de la abadía benedictina de Goettweig, en Baja Austria.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores