Argentina: Kirchner pide renuncia a ministro de Justicia

El Mandatario trasandino designó esta noche al Procurador General del Tesoro, Horacio Rosatti, en reemplazo de Gustavo Béliz. También cambió al secretario de Seguridad.

24 de Julio de 2004 | 22:14 | ANSA
BUENOS AIRES.- El Presidente argentino, Néstor Kirchner, le pidió esta noche la renuncia al ministro de Justicia y Seguridad, Gustavo Béliz, y designó en su reemplazo al Procurador General del Tesoro, Horacio Rosatti, informó el jefe de gabinete, Alberto Fernández.

En tanto, el Síndico General de la Nación, Alberto Iribarne, será el nuevo secretario de Seguridad en lugar de Norberto Quantin, agregó Fernández.

Los nuevos funcionarios designados prestarán juramento el próximo lunes a las 19 locales (22 GMT) en la Casa de Gobierno.

La política de seguridad del gobierno argentino, que la oposición considera errática, había sumado hoy muchas más críticas tras los rumores sobre la eventual renuncia del ministro de Justicia, Gustavo Béliz, quien el viernes denunció falencias graves de los servicios de inteligencia y “mafias” en la policía.

El Presidente, Néstor Kirchner, quien hoy regresó al país desde Venezuela, decidió finalmente los cambios en la cartera que conducía Béliz, los primeros que realiza desde que asumió en mayo de 2003.

El rol de la policía en la prevención y represión del delito y en las manifestaciones desató una crisis en el gabinete de Kirchner, quien afrontaba nuevamente una situación de conflicto a raíz de un tema vinculado con la seguridad.

El primer impacto negativo que recibió su gobierno por un reclamo relacionado con la política de seguridad fue en abril. Entonces, una multitud se reunió en el Congreso para exigir endurecimiento de penas y mayor presencia policial en las calles, tras el secuestro y asesinato del joven Axel Blumberg.

El padre del joven, Juan Carlos Blumberg, desde entonces se convirtió en un referente de ese reclamo para sectores de clase media y alta y para la derecha opositora, e incluso, según una encuesta difundida hoy, supera en imagen positiva al Presidente.

Según analistas, la continuidad de Béliz al frente del Ministerio de Justicia era muy incierta, ya que el viernes atacó duramente a la Secretaría de Inteligencia del Estado, una dependencia que conduce un hombre cercano al Presidente, Héctor Icazuriaga.

Hace una semana, una protesta contra los cambios que impulsa la derecha en las normas de convivencia urbana, para volverlas más represivas, derivó en episodios violentos frente a la Legislatura local que la policía no previno ni controló.

Esa manifestación y los destrozos en el edificio público fueron usados por la derecha para hablar de una situación de caos y exigir “mano dura”. Béliz no descartó el viernes que agentes policiales de inteligencia hayan propiciado desórdenes y acciones violentas.

A raíz de esos hechos, el jueves fue separado de su cargo “por haber desobedecido las ordenes del Presidente”, el jefe de la Policía Federal, comisario Eduardo Prados, quien fue reemplazado por Néstor Valleca, a su vez cuestionado por los organismos defensores de los derechos humanos.

Valleca es investigado por su presunta responsabilidad en la represión de una protesta de grupos de izquierda en septiembre de 1998 que culminó con jóvenes heridos de gravedad.

Fuentes de gobierno admitieron que el día de los destrozos en la Legislatura hubo desinteligencias entre los oficiales de rango que respondían a Prados y un sector “duro” que no está de acuerdo con la política de seguridad preventiva que impulsa el gobierno.

Hoy, la dirigente de centroizquierda Elisa Carrió; el economista de derecha Ricardo López Murphy; el senador Eduardo Menem, el diputado socialista Héctor Polino y el ex ministro menemista Rodolfo Barra criticaron con dureza la política de seguridad de Kirchner. Algunos, directamente, reclamaron la renuncia de Béliz.
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores