Fiscal de Costa Rica y embajada: No fue un secuestro, sino homicidios

"No se trató de una toma de rehenes sino de tres homicidios y siete tentativas de homicidio. No hubo ningún motivo ideológico, ninguna demanda, petición de rescate o reivindicación del hecho", argumentó el fiscal.

28 de Julio de 2004 | 19:34 | Efe
SAN JOSE.- El Fiscal General de Costa Rica, Francisco Dall’Anesse, afirmó hoy que el incidente ocurrido ayer, martes, en la embajada de Chile, el cual dejó un saldo de cuatro víctimas, no fue un secuestro sino un homicidio.

"No se trató de una toma de rehenes sino de tres homicidios y siete tentativas de homicidio. No hubo ningún motivo ideológico, ninguna demanda, petición de rescate o reivindicación del hecho", argumentó el fiscal en conferencia de prensa.

Dall’Anesse afirmó que la situación nunca presentó las características de un secuestro, en donde el secuestrador negocia peticiones porque tiene algún objetivo.

Los hechos comenzaron cuando el policía José Orlando Jiménez, que custodiaba la embajada, entró a la sede diplomática y disparó contra tres funcionarios y luego se disparó en la barbilla.

Los fallecidos, con un disparo cada uno, son Cristhian Juseff, cónsul chileno en Costa Rica, Roberto Nieto, secretario de la embajada, y Rocío Sariego, secretaria del agregado cultural.

La situación de crisis se extendió por unas seis horas hasta que la policía irrumpió en la embajada y encontró a otras siete personas que habían sobrevivido al esconderse en una oficina.

El fiscal subrayó que hasta ahora se desconoce el móvil del crimen, y que la única teoría es que el guardia estaba molesto pues las autoridades chilenas habían solicitado su traslado a otro puesto de trabajo.

Dall’Anesse detalló que los informes preliminares de la investigación señalan que el agresor disparó primero contra Sariego, cuyo cuerpo, cubierto de hormigas, fue encontrado en la silla de su escritorio con un balazo en el pecho.

Después Jiménez hirió a Nieto, quien en ese momento mantenía una conversación telefónica con Santiago de Chile, y por último arremetió contra Juseff, cuyo cuerpo fue encontrado como si estuviera tratando de refugiarse tras la puerta de su oficina.

El resto de funcionarios, al escuchar los disparos corrieron a esconderse en una oficina en la parte trasera de la embajada. Al parecer Jiménez trató de entrar a ese recinto forzando la cerradura de tres balazos, pero esta no cedió.

Posteriormente Jiménez se disparó en la parte baja de la barbilla, y la bala le salió por la parte superior de la cabeza, manifestó el fiscal, por lo que es insólito que permaneciera varias horas vivo.

Dall’Anesse apuntó que en la embajada se encontraron siete casquillos de bala de la ametralladora M-16 que portaba el policía.

Subrayó que para comprobar estos informes es necesario esperar los resultados de las autopsias y la conclusión de la investigación judicial.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores