Partido que creó el “apartheid” desaparece de la política sudafricana

El Partido Nacional desaparecerá formalmente en septiembre de 2005, cuando se integre al Congreso Nacional Africano (CNA).

08 de Agosto de 2004 | 09:33 | EFE
JOHANNESBURGO.- El Partido Nacional, creador del régimen segregacionista del "apartheid" en Sudáfrica se ha suicidado políticamente con el anuncio de que se unirá al gobernante Congreso Nacional Africano (CNA).

Creado en 1912 y en el poder entre 1948 y 1994, cuando fue derrotado en las primeras elecciones democráticas del país, el Partido Nacional desaparecerá oficialmente en septiembre de 2005 al integrarse al principal de los antiguos movimientos de liberación sudafricanos.

Tras una reunión en Johannesburgo, el Consejo Federal del Nuevo Partido Nacional (NNP, en inglés), nombre adoptado por la agrupación en 1997, instó ayer, sábado, a sus miembros a afiliarse al CNA, tal como lo hará su líder, Marthinus van Schalkwyk, a quien el presidente sudafricano, Thabo Mbeki, le dio un puesto en su gabinete.

Van Schalkwyk, que ocupa la cartera de Asuntos del Medio Ambiente y Turismo, anunció que se afiliará al CNA en tres semanas y alentó a otros líderes y miembros del NNP a hacer lo mismo ya que "en futuras elecciones este partido participará bajo la bandera de la agrupación gobernante".

"Obviamente tendremos que trabajar para convencer a algunos (de que deben unirse al CNA), pero debo puntualizar que ninguno será forzado a ello", señaló el líder nacionalista, que explicó que "la decisión será personal".

El NNP fue votado por menos del dos por ciento de los electores en los comicios generales celebrados en Sudáfrica en abril pasado, en los que el CNA obtuvo casi el 70 por ciento de los sufragios.

Los dos partidos habían entrado en un pacto pre-electoral y los líderes del NNP han admitido que ello contribuyó al pobre desempeño de la agrupación nacionalista en las elecciones.

El anuncio de que el Partido Nacional se unirá al CNA no ha sorprendido a nadie en Sudáfrica, donde los profundos cambios políticos de la última década han sacudido todos los estamentos de la sociedad.

El declive de los nacionalistas comenzó, sin embargo, a finales de los ochenta, cuando el Gobierno del "apartheid", presionado por la comunidad internacional admitió que debía "adaptarse o morir" y comenzó un proceso gradual de desmantelamiento del sistema segregacionista que culminó en las elecciones de 1994.

Ese año se dudaba de que el traspaso del poder a la mayoría negra pudiera hacerse en paz ya que los gobiernos de los boers afrikaners -descendientes de holandeses y hugonotes franceses- habían basado su supervivencia en la exclusión política de aquella y la posibilidad de venganzas hacía temer lo peor.

Extremistas neonazis blancos intentaron descarrilar el proceso de cambio con atentados terroristas y encarnizados combates entre federalistas zulues del Partido Inkhata y el CNA, partidario de un fuerte control central, dominaron el período preelectoral y auguraban el caos para después de los comicios.

Con todo, la improbable transición pacífica se convirtió en realidad y durante el mandato del Gobierno de Unidad Nacional, encabezado por Nelson Mandela, todas las comunidades aprendieron las pautas de una convivencia civilizada.

Tras 46 años de segregación racial, justificada en que el "dique del apartheid" servía para contener "la ola del comunismo negro", los antiguos mandatarios blancos aceptaron que el color de su piel no les otorgaba privilegios.

Los negros, por su parte, descubrieron que una mayor productividad es lo mejor para obtener crecientes beneficios económicos y es así que, en solo una década, ya no piensan que ser rico en Sudáfrica sea un "pecado".

El cambio ha sido tan radical que incluso varios dirigentes de los antiguos movimientos de liberación han ingresado al mundo de los negocios y los sindicatos invierten sus fondos en empresas que se dedican a impulsar el desarrollo económico de las llamadas "antiguas comunidades desheredadas".

La esencia de la reconciliación fue condensada en 2000 por Mbeki, que en la inauguración de su primer mandato presidencial dijo: "Soy un africano.. debo mi existencia a las colinas y los valles, las montañas y llanuras..al Khoi y el San (hotentotes y bosquimanos).. provengo de los inmigrantes europeos, de los esclavos malayos.. de los guerreros patriotas...soy el nieto que coloca flores frescas en las tumbas de los Boers".
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores