Papa condena clonación humana

Juan Pablo II criticó los experimentos que se están realizando en el mundo, al considerarlos como arrogantes intentos de mejorar la creación de Dios.

22 de Agosto de 2004 | 15:49 | Ansa
RIMINI, Italia.- El papa Juan Pablo II condenó hoy los experimentos de clonación humana, al considerarlos como arrogantes intentos de mejorar la creación de Dios.

En un mensaje enviado al obispo de Rímini, monseñor Mariano De Nicoló, en ocasión de la jornada inaugural de la 25° edición del Meeting de Rímini de la asociación católica Comunión y Liberación, el pontífice alertó sobre el "sentido de potencia" que el actual progreso técnico "inspira al hombre".

"La vía enseñada por Cristo es la del respeto por el ser humano, que todo medio de investigación debe, sobre todo, tratar de conocer en su verdad para después servirlo, no manipulándolo, según un proyecto considerado entonces con arrogancia como mejor que el del mismo creador", indicó Juan Pablo II.

En la carta, el Papa subrayó que "los resultados alcanzados en los diversos ámbitos de la ciencia y de la técnica son considerados y defendidos por muchos como aceptables a priori".

"Se termina de este modo por pretender que lo que es técnicamente posible es por sí mismo también éticamente bueno", añadió el pontífice.

"Según esta opinión, precisamente porque el progreso del conocimiento científico y de los medios técnicos a disposición del hombre empuja de hecho cada vez más allá la frontera entre lo que es posible 'hacer' y lo que aún no lo es, este progreso terminaría por desplazar indefinidamente hacia adelante también la frontera entre lo justo y lo injusto", prosiguió.

"En esta óptica el progreso se convertiría entonces en un valor absoluto, es más en la fuente misma de todo valor: la verdad y la justicia no sería más instancias superiores, criterios de juicio a los que el hombre se debe atener para orientas las acciones que alimentan el progreso mismo, sino que se convertirían en un producto de su actividad de investigación y de manipulación de la realidad", subrayó.

Para el Papa, "no hay quien no vea las consecuencias dramáticas y desoladoras de este pragmatismo, que concibe la verdad y la justicia como algo que se puede modelar por obra del hombre mismo".

A ese propósito, el pontífice cita los experimentos de clonación humana, que define como el "intento del hombre de apropiarse de las fuentes de la vida".

"Aquí tocamos con la mano la presunción de las que habla precisamente el título del Meeting ("nuestro progreso no consiste en presumir haber llegado sino en tender continuamente hacia al meta"): la violencia con la que el hombre intenta apropiarse de lo verdadero y lo justo, reduciéndolos a valores de los que el puede disponer libremente, es decir sin reconocer límites, sino los fijados y continuamente superados por la operabilidad técnica", añadió.

Observando que "la vía enseñada por Cristo" es la "del respeto por el ser humano", según Juan Pablo II "para el cristiano el misterio del ser es tan profundo que resulta inagotable a la investigación humana".

"El hombre en cambio que, en la presunción de Prometeo, se erige en árbitro del bien y del mal, hace del progreso su ideal absoluto y queda después aplastado", indicó.

"El siglo recién transcurrido, a través de las ideologías que han marcado tristemente la trágica historia y las guerras que lo han surcado profundamente, está ante los ojos de todos para demostrar cual es el resultado de tan presunción", concluyó.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores