Francia exige liberación de los 2 periodistas secuestrados

EL gobierno de París condenó enérgicamente el secuestro y reunió a su gabinete de crisis para tratar el asunto. Por su parte, los musulmanes residentes en Francia calificaron el hecho como un chantaje indigno.

29 de Agosto de 2004 | 09:19 | DPA
PARÍS.- Tras el secuestro de dos periodistas franceses en Irak, el gobierno en París exigió hoy la puesta en libertad de los informadores.

"Exigimos su liberación", manifestó el ministro del Interior, Dominique de Villepin, en un llamamiento a "todos los responsables" del secuestro de Georges Malbrunot, enviado especial del diario "Le Figaro", y Christian Chesnot, de Radio France International (RFI).

Portavoces de todos los partidos y de las asociaciones musulmanas en Francia condenaron el secuestro.

El primer ministro francés, Jean-Pierre Raffarin, reunió en París a varios ministros en un gabinete de crisis. Estaba previsto que esta tarde se reuniese con el presidente Jacques Chirac.

La embajada francesa en Bagdad y las autoridades en Francia están movilizadas, confirmó un portavoz del Ministerio del Exterior en París.

Malbrunot y Chesnot desaparecieron hace una semana cuando estaban en camino hacia la ciudad de Nayaf.

Los secuestradores, que se autodenominan "Ejército Islámico de Irak", exigen a Francia que levante la prohibición de usar el velo islámico en las escuelas y dio 48 horas al gobierno francés para que responda a la exigencia o si no, matarán a los reporteros.

Musulmanes en Francia condenan secuestro

Portavoces de la comunidad musulmana de Francia manifestaron estar "horrorizados" por este "chantaje indigno y terrible". "No son los musulmanes de Francia los que exigen el levantamiento de la prohibición del velo", dijo el presidente del Consejo Musulmán francés, Dalil Boubakeur.

La prohibición del uso del velo, una medida que en su día causó gran controversia en Francia, se aprobó con mayoría aplastante en marzo en la Asamblea Nacional y está previsto que entre en vigor en septiembre. En París y en varios países árabes se produjeron manifestaciones en contra de la prohibición, que fue considerada por varios sectores como una discriminación de los musulmanes.

Pero incluso grupos islamistas más radicales que se habían movilizado en contra de la prohibición pidieron al gobierno francés que "no negocie". "Francia no merece un castigo, sino las gracias por su política de Irak", manifestó un portavoz de la Unión de Organizaciones Islámicas francesa.

La prohibición aprobada por la Asamblea Nacional se extiende también a símbolos religiosos "llamativos" como la cruz cristiana y la "kippa" judía.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores