Miami: Preparados para lo peor, esperando lo mejor

Aunque no es el primero ni será el último de los huracanes que pase por la costa este de Estados Unidos, para los habitantes de Florida resulta traumático estar a la espera de que la tormenta se aproxime y toque tierra. "Frances" avanza lento, pero viene en camino.

03 de Septiembre de 2004 | 19:26 | María de la Luz Romero, desde Miami

Difícil pronóstico
Luego de la experiencia vivida en esta zona en 1992 con el huracán "Andrew", se está tratando de evitar de todas las formas posibles que el fenómeno natural cause inconvenientes mayores a los que se pueden prevenir.

A pesar de esto, la lentitud de "Frances" hace más difícil el pronóstico sobre el lugar en que aterrizará, pero la mayoría de los expertos estima que llegará cerca del área de Vero Beach, en el centro-este de la península.

Su radio de acción es de 140 kilómetros para sus vientos huracanados y de 295 kilómetros de radio para los vientos con fuerza de tormenta tropical.
MIAMI.- La costa del sur de Florida está en alerta. Más de dos millones y medio de residentes de las zonas cercanas a las playas y quienes habitan en casas rodantes han debido evacuar sus viviendas, como respuesta al llamado del gobernador Jeb Bush y de los distintos alcaldes de los condados que serían afectados por el huracán "Frances", que poco a poco se ha hecho sentir con marejadas más altas y con bandas de vientos y lluvias fuertes, pero intermitentes.

El alcalde del condado de Miami-Dade, Alex Panelas, ha insistido que la comunidad debe estar preparada para lo peor y sólo esperar lo mejor. Todo esto a pocas semanas de que el huracán "Charley" también pasara cerca de esta zona, causando cuantiosos daños.

Sólo en ese condado se han dispuesto siete albergues, que hasta el momento han recibido a más de 7.500 personas.

Desde ayer la comunidad se comenzó a preparar. Se suspendieron las clases en los colegios y muchas personas se dedicaron a tapar las ventanas de sus casas con madera y latas para evitar los efectos de las lluvias y ventiscas.

Los supermercados también tuvieron una fuerte demanda, sobre todo de productos como leche, agua, pan, pilas y de alimentos no perecibles. Muchos de ellos no pudieron dar abasto y debieron reponer sus mercaderías en reiteradas ocasiones.

Una situación similar vivieron las tiendas que venden madera y herramientas de construcción. Hoy a partir de las seis de la mañana - cuando la llegada de "Frances" ya se presentaba como un hecho- se podían ver largas filas de personas que esperaban su turno para comprar.

Mientras tanto, el resto de las tiendas, centros comerciales y oficinas de gobierno se mantenían cerradas, y pocos autos transitan por las calles y autopistas de la ciudad.

Desde el mediodía el aeropuerto internacional de Miami se cerró y las líneas aéreas programaron sus últimos vuelos hasta el mediodía. Todavía no se ha determinado cuándo se reanudarán los vuelos nacionales e internacionales.

Pese al plan de contingencia que se ha puesto en marcha, "Frances" todavía no ha causado los estragos que se esperan de un huracán grado 3 (en una escala de 1 a 5). Pero según las indicaciones de las autoridades locales y de los expertos del Centro Nacional de Huracanes, los habitantes de las zonas en peligro deben mantenerse en alerta.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores