Matan a palos a 7 adolescentes en motín carcelario en Brasil

Otros cinco quedaron heridos en centro de rehabilitación para jóvenes.

24 de Septiembre de 2004 | 18:27 | AP
RIO DE JANEIRO.- Siete adolescentes fueron muertos a palos y otros cinco quedaron heridos durante un motín en un centro de rehabilitación para jóvenes en el sur de Brasil, informaron el viernes policías y testigos.

La muerte de los siete se debió a un ajuste de cuentas entre pandillas rivales del Centro Educativo de Sao Francisco, en Piraquara, a 675 kilómetros al suroeste de Río, según un oficial de la policía que pidió el anonimato.

El reverendo Roque Zimmerman, secretario de Trabajo y Bienestar Familiar para el estado de Paraná, fue llamado para mediar en la rebelión. Zimmerman dijo que la violencia se produjo entre los presos.

"No fue la policía. Fue una masacre entre compañeras. Gritaron: 'Los traidores tienen que morir"’, dijo por teléfono Zimmerman.

La rebelión comenzó el jueves, cuando 160 presos comenzaron a romper ventanas, destrozar las instalaciones e incendiaron los colchones exigiendo mejores condiciones, informó la agencia estatal Agencia Brasil.

Los bomberos apagaron los incendios y hallaron los cuerpos de cuatro adolescentes que habían sido apaleados hasta la muerte, dijo la agencia. Una inspección policial dio con otros tres cuerpos.

Imágenes de televisión mostraron el estado en el que quedó el centro y registró los gritos y amenazas que se proferían los presos. "No entren. Me estoy muriendo", gritaba un joven.

Algunos reclusos rompieron las barras de hierro y masacraron a otros presos, dijo Zimmerman.

"Ellos son fuertes y están bien alimentados. Cuando deciden levantarse, nadie los controla", dijo. "El lugar es muy frágil para soportar una rebelión".

La causa del levantamiento es un misterio, dijo. "No es la clásica rebelión. Hablé con 60, y no tenían ninguna demanda. Hablaron de pobres tratos, pero no dicen por parte de quién".

El centro tiene 237 jóvenes en tres alas, un poco más de su capacidad total, pero nunca llegando a los niveles de hacinamiento en otras cárceles.

Según el reverendo, la policía se contuvo y no irrumpió en el centro ni abrieron fuego.

Amnistía Internacional denunció a las prisiones brasileñas como "crueles, con hacinamiento, torturas, disturbios y motines".
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores