Murió Yasser Arafat

Luego de varios días de incertidumbre, en que se anunció varias veces su muerte, el líder palestino falleció finalmente esta madrugada en el hospital militar de Percy.

11 de Noviembre de 2004 | 05:12 | DPA
PARÍS/RAMALLAH.- El líder palestino Yasser Arafat murió a los 75 años en el hospital militar de Percy, París, a las 03:30 (local, 02:30 GMT) del jueves, según confirmaron autoridades palestinas y fuentes oficiales de ese nosocomio.

La versión sobre la muerte, difundida en primera instancia por la cadena de televisión árabe Al Yazira en base a fuentes de Percy, fue confirmada minutos después por el jefe negociador palestino, Sayeb Erekat, en declaraciones a la emisora estadounidense CNN.

Casi paralelamente, desde Ramallah, Tayib Abdel Rajim, secretario de Arafat, se refirió al deceso del líder palestino. "Un gran corazón ha dejado de latir", afirmó y remarcó el amor sentido por el líder palestino hacia su gente y su voluntad de conducirla hacia un Estado independiente.

Finalmente, el horario de su muerte fue informado en forma oficial por el general francés Christian Estripeau, portavoz del hospital militar de Percy, donde Arafat estaba internado desde el 29 de octubre pasado.

Tal como lo establece la Ley Básica palestina, el presidente del Parlamento, Rauhi Fattuh, será su sucesor interino por un período máximo de 60 días, hasta que se celebren nuevas elecciones.

Según lo planeado, los funerales serán realizados el viernes en El Cairo, Egipto, y sus restos serán enterrados en el terreno del cuartel central de Ramallah, Cisjordania.

La muerte de Arafat era considerada inminente, ya que su hígado y sus riñones habían dejado de funcionar en las últimas horas y sólo un respirador artificial lo mantenía con vida.

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) había sido trasladado a París tras sufrir un colapso en su cuartel central de la Mukata, Ramallah, donde permanecía aislado desde hacía unos tres años por decisión israelí.

Desde el 3 de noviembre se encontraba en estado de coma y su situación había ido deteriorándose aún más desde entonces. El martes pasado, se informó que el líder palestino había sufrido un derrame cerebral y que los médicos estaban intentando revertir la situación.

La enfermedad que desembocó en su muerte no ha sido precisada con exactitud hasta el momento y fue descripta como problemas en el aparato digestivo, con consiguientes complicaciones generales, evidenciadas sobre todo en la sangre.

El ministro del Exterior palestino, Nabil Shaath, explicó hoy en declaraciones a CNN que los médicos franceses atribuían su estado de salud a una "reacción en cadena" que comenzó con una inflamación del tubo digestivo y que lo llevó a no comer durante 26 días.

Esto causó -continuó- "una pérdida de glóbulos rojos, lo que hizo difícil alimentarlo por vía intravenosa" y finalmente llevó a Arafat al coma y al derrame cerebral.

Los rumores acerca de la posibilidad de que se desconectaran las máquinas que ayudaban a mantener con vida al líder palestino se habían incrementado con la visita, este miércoles, del juez supremo del tribunal islámico de los territorios palestinos, jeque Taisir Tamimi, quien sin embargo los rechazó con contundencia, recordando que el Islam prohíbe la eutanasia.

"De ningún modo se plantea desconectar el equipo", había dicho a la prensa concentrada delante del hospital militar de Percy. "Eso es ilegal por el Islam mientras haya signos de vida".

El periódico "Herald Tribune", que se edita en París, había indicado que seguramente se le pedirá a Tamimi que lavara el cuerpo de Arafat cuando muriera y que actuara como testigo de su fallecimiento.

En cuanto a los preparativos para el entierro y debido al mal estado en que se encuentra el complejo de edificios de Ramallah a raíz de una ofensiva israelí que destruyó gran parte de las instalaciones, la cúpula palestina ya había hecho trasladar hoy maquinaria de construcción pesada a la zona.

Testigos dijeron que a la Mukata llegaron dos excavadoras y varios camiones para realizar tareas de desescombro y retirar los coches destruidos que rodean los edificios.

Según decidió el gabinete de seguridad israelí, el Ejército se desplegará en las afueras de Ramallah durante el entierro, pero el imperio de la ley y el orden y el mantenimiento de la seguridad en la ciudad serán responsabilidad de la ANP.

Israel considera que tras la muerte de Arafat podría iniciarse una "nueva era" en las relaciones con los palestinos, según declaró hoy el primer ministro, Ariel Sharon.

Sin embargo, agregó, todo depende de que los palestinos realicen una lucha decidida contra el terrorismo y contra la propaganda antiisraelí.

El presidente israelí, Moshe Katzav, habló de una "nueva esperanza para las relaciones entre Israel y los palestinos" y se manifestó convencido de que "la muerte de Arafat supondrá el final de un período tormentoso y especialmente difícil en las relaciones entre Israel y los palestinos".
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores