Jefe electoral iraquí dice que no puede retrasar elecciones

Quince partidos y grupos políticos pidieron el viernes que las elecciones previstas para el 30 de enero sean retrasadas hasta seis meses.

27 de Noviembre de 2004 | 09:11 | Reuters
BAGDAD.- El jefe de la comisión electoral de Irak dijo el sábado que no tenía la potestad de retrasar las elecciones del país como solicitaban algunos partidos políticos, pero que no descartaba un aplazamiento.

“Legalmente, para ser franco, no tengo esa capacidad”, dijo Abdul Husein Hendawi a Reuters, indicando que la Comisión Electoral Independiente que dirige, establecida por las Naciones Unidas, técnicamente no era un organismo legislativo.

“Las cuestiones legislativas hay que dejarlas para la autoridad legislativa. No somos parte de ella”, dijo.

Quince partidos y grupos políticos, entre ellos los dos principales partidos kurdos y un partido liderado por el estrecho aliado de Estados Unidos Adnan Pachachi, pidieron el viernes que las elecciones previstas para el 30 de enero sean retrasadas hasta seis meses debido a la violencia en Irak.

Hendawi dijo que no había recibido ninguna petición formal para que las elecciones se pospongan, aunque se prevé que la petición organizada por Pachachi y firmada por quince partidos le llegue pronto.

Pachachi, un influyente líder árabe sunita moderado que fue candidato a la presidencia interina de Irak, dará una conferencia de prensa en su casa en Bagdad el sábado.

Cualquier retraso en las elecciones debería discutirse entre la Comisión Electoral, el Gobierno interino, las Naciones Unidas y la Asamblea Parlamentaria interina de Irak, dijo Hendawi.

“Necesitamos coordinarnos con todos los partidos relevantes, las autoridades religiosas, y los expertos internacionales”, dijo.

La petición la han firmado todos los grandes partidos sunitas iraquíes, que la han impulsado tras la ofensiva estadounidense en la ciudad de Faluya y un incremento de la violencia en otras áreas sunitas de Irak. Sostienen que la inseguridad en esas áreas hará imposible la celebración de elecciones libres y justas en solo dos meses.

Pero los líderes chiítas, que representan alrededor del 60 por ciento de la población iraquí, son partidarios de que las elecciones se desarrollen según está planeado.

Los chiítas, oprimidos durante el gobierno de Saddam Hussein, están ansiosos por consolidar su creciente poder político, obtenido tras el derrocamiento del otrora presidente.

Cualquier decisión de los chiítas para retrasar las elecciones tendrá que ser aprobada por el principal clérigo de ese brazo religioso, el gran ayatolá Ali al-Sistani, que ha indicado en repetidas ocasiones que quiere que las elecciones se celebren pronto.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores