Ibrahim Al-Jaafari juró como nuevo Primer Ministro de Irak

El titular del gobierno de Bagdad es el jefe del partido chiíta Dawa, el más antiguo en Irak, y goza de una enorme popularidad en el país.

03 de Mayo de 2005 | 13:54 | AFP
BAGDAD.- EL Primer Ministro iraquí, Ibrahim al-Jaafari juró su cargo hoy en Bagdad al frente de un gobierno incompleto de treinta miembros, más de tres meses después de las elecciones y dentro de un clima de extrema violencia.

En los últimos seis días, desde que se anunció la formación del Gobierno, perdieron la vida por lo menos 150 personas en Irak, en su mayoría civiles.

"Juro ante Dios preservar la independencia de Irak, su soberanía, defender los intereses de su pueblo, velar por la integridad de su territorio, de sus aguas y de sus recursos naturales y aplicar la ley con honradez e imparcialidad", declaró Jaafari apoyando su mano derecha sobre un Corán, un ritual que repitieron los demás miembros de su gabinete.

La ceremonia de investidura se celebró en una sala de conferencias de la Zona Verde, un sector ultraprotegido en el centro de la capital, cinco días después de que el Parlamento diera su visto bueno al nuevo Gobierno.

Pero la lista del gobierno presentada comprende treinta ministerios, incluidos los cargos de primer ministro y de dos viceprimer ministros, o sea siete menos que la lista provisional anunciada el 28 de abril.

Faltan sobre todo los nombres de los titulares de Defensa (una cartera prometida a un sunita) y de Petróleo (reservada para un chiíta).

Jefe del partido más antiguo de Irak

El nuevo Primer Ministro iraquí, Ibrahim al-Jaafari, cuyo gobierno prestó juramento este martes, es el jefe del partido chiíta Dawa, el más antiguo en Irak, y goza de una enorme popularidad en el país.

Jaafari fue uno de los primeros políticos que regresó del exilio después de la caída del régimen de Saddam Hussein, en abril de 2003, y el primer presidente del Consejo de Gobierno instaurado por los norteamericanos.

Según una encuesta publicada en 2004, Jaafari, de 54 años, es la tercera personalidad chiíta más influyente de Irak, después del gran ayatolá Alí Sistani y el líder radical Moqtada Sadr.

El partido Dawa, fundado por el tío de Sadr en los años 1950 y defensor de la modernización de las instituciones religiosas, participó en las elecciones del 30 de enero en la lista de la Alianza Unificada Iraquí, ganadora de esos comicios por aplastante mayoría.

Jaafari ocupaba el segundo lugar en esta lista, después del jefe del Consejo Supremo de la Revolución Islámica en Irak (CSRII), Abdel Aziz Hakim.

Antes de las elecciones, Jaafari, hombre sobrio y tranquilo, de barba gris, solía decir que quería ver en el puesto de primer ministro a "alguien honesto y que quiera servir al país".

Jaafari nació en la ciudad santa chiíta de Kerbala, al sur de Bagdad, y cursó estudios de medicina en Mosul (norte). Cuando terminó su formación, en 1966, se incorporó al partido Dawa.

A principios de los años ochenta se refugió en Irán, antes de instalarse en 1989 en Gran Bretaña, donde residen sus cinco hijos.

Sus adversarios lo acusan de mantener vínculos dudosos con Irán y de ser partidario de un islam conservador que ignora los derechos de la mujer.

Durante el debate sobre la Ley Fundamental, que regirá al país hasta que se redacte una Constitución, hizo campaña para citar al Islam como la única fuente de la ley, pero ha perdido la batalla.

Su partido fue perseguido por Saddam Hussein y se ganó el respeto de la población con su lucha armada contra el dictador, en la que perdió a más de 75.000 de sus miembros entre 1982 y 1984.

El brazo armado de Dawa también perpetró ataques espectaculares contra la embajada de Irak en Beirut en 1981 y las representaciones diplomáticas de Francia y Estados Unidos en Kuwait en 1983, países a los que reprochaba el haber apoyado al régimen de Saddam Hussein durante la guerra Irán-Irak (1980-1988).
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores