Incertidumbre en Bolivia por veto a ley petrolera y protestas

La decisión del Presidente Carlos Mesa de llamar a un diálogo nacional, en vez de simplemente observar y devolver la ley al Congreso, fue rechazada por dirigentes sindicales y por el líder opositor Evo Morales.

11 de Mayo de 2005 | 15:32 | REUTERS
LA PAZ.- La decisión del Presidente de Bolivia, Carlos Mesa, de vetar una polémica ley de hidrocarburos y convocar a un diálogo nacional para discutir un nuevo proyecto provocaba incertidumbre el miércoles y no parecía suficiente para aplacar una ola de protestas sociales y regionales.

Mesa anunció el martes en la noche su veto a la ley sancionada la semana pasada por el Congreso, con el argumento de que la medida se había convertido en "un instrumento de división de Bolivia".

No había un pronunciamiento formal inmediato de los líderes del Congreso, poder que tiene ahora 10 días para reconsiderar la ley o promulgarla directamente.

Rechazo a decisión presidencial

La decisión presidencial de llamar a un diálogo nacional, en vez de simplemente observar y devolver la ley al Congreso, fue rechazada por dirigentes sindicales y por el líder opositor Evo Morales, quien ratificó su convocatoria a una marcha de protesta de 200 kilómetros, que partirá el lunes venidero desde una localidad del altiplano hacia La Paz.

Mesa, quien había calificado previamente como "confiscatoria" a la ley de hidrocarburos, por crear un impuesto no deducible de 32 por ciento adicional a una regalía del 18 por ciento, dijo el martes que en el diálogo debería definirse "el espíritu" de una nueva ley petrolera.

La reunión se realizará en la sede de la Corte Suprema en la ciudad sureña de Sucre, capital legal del país, dijo el ministro de la presidencia, José Galindo.

Morales, también líder del partido Movimiento Al Socialismo (MAS), dijo que la marcha de la semana venidera será para exigir que en vez del régimen tributario mixto se obligue a las petroleras extranjeras al pago de una regalía del 50 por ciento sobre su valor de su producción.

Toda la producción boliviana de petróleo y gas natural está en manos de compañías extranjeras desde 1997, cuando la estatal YPFB fue convertida en una simple administradora de contratos.

El ministro Galindo informó que entre los 70 invitados al diálogo estarán tres ex presidentes, líderes parlamentarios, alcaldes, empresarios y dirigentes cívicos, además de dos representantes sindicales.

Un portavoz de la unitaria Central Obrera Boliviana (COB) observó que fueron invitados sólo dos representantes sindicales y que estaban excluidos representantes de la influyente Iglesia Católica y de otras organizaciones sociales.

"Desinflar las marchas"

"Mesa quiere desinflar las marchas programadas para el lunes 16, pero no tendrá éxito. Si no se habla de nacionalización no tiene sentido hablar de una nueva ley de hidrocarburos", dijo Oscar Olivera, principal dirigente de la llamada "coordinadora del gas".

El empresario y político Samuel Doria Medina sostuvo que Mesa "es víctima de sus propias trampas porque hizo demasiados compromisos que ahora no puede cumplir".

El analista político Jorge Lazarte afirmó que el veto presidencial provocaba "dudas" sobre las intenciones del gobernante. "Yo no sé si Mesa se está jugando su última carta", agregó.

Para Evo Morales, "Mesa hizo una convocatoria al club de los neoliberales".

"Ahora sólo faltaría invitar a (el derrocado ex presidente) Gonzalo Sánchez de Lozada y a los representantes de las transnacionales", advirtió en diálogo con Reuters.

Sánchez de Lozada dejó la presidencia de Bolivia en octubre del 2003, tras sangrientas protestas sociales contra un plan de exportación de gas natural por puertos de Chile. Fue sucedido por su Vicepresidente, Mesa, un político independiente que enfrenta una fuerte oposición parlamentaria así como diversas presiones sociales.

La nueva ley de hidrocarburos, una de las promesa de Mesa al asumir la presidencia, debe regular principalmente el aprovechamiento de las enormes reservas de gas natural del país, de más de 53 billones de pies cúbicos.

Entre las 12 empresas extranjeras con suscribieron contratos con el Estado boliviano figuran Petrobras de Brasil, Repsol de España, BP de Gran Bretaña y Total de Francia.
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores