Error legal pone en tela de juicio boda de príncipe Carlos y Camilla

Stephen Cretney, uno de los juristas más destacados en leyes de matrimonio, dice que lord Chancellor Peter Falconer rechazó la ley que indica que ningún miembro de la Familia Real puede contraer nupcias en uniones civiles.

07 de Septiembre de 2006 | 09:51 | ANSA
LONDRES.- La boda del príncipe Carlos de Inglaterra con Camilla Parker Bowles quedó expuesta a desafíos judiciales en las cortes del país, debido a un error legal de lord Chancellor Peter Falconer, según informó un experto de la ley de uniones civiles.

Stephen Cretney, uno de los juristas más destacados en leyes de matrimonio, declaró al periódico The Times que los errores de Falconer pondrán en tela de juicio la validez de la boda de Carlos y Camilla, que podría ser objetada por quienes intentan evitar que la duquesa de Cornualles se convierta en reina o herede dinero de la Corona.

Cretney acusó a Falconer por haber rechazado la ley que indica que ningún miembro de la Familia Real puede contraer matrimonio en uniones civiles en Inglaterra.

El experto en jurisprudencia de la Universidad de Oxford sugirió que los ministros trataron de encubrir que Camilla será algún día reina, al esperar hasta seis semanas antes de la boda para el estatus futuro de la duquesa.

"El manejo de estos asuntos legales y constitucionales ha sido lamentable", afirmó el doctor en leyes, para quien "tendrá consecuencias dañinas en términos no sólo de incertidumbre y pesares para la pareja real, sino también de respeto público al sistema legal y el cumplimiento de las normas".

"Lord Chancellor tiene una responsabilidad especial en hacer cumplir las reglas de la ley", dijo Cretney.

Los errores comenzaron cuando se anunció que la boda real, en abril pasado, sería en el castillo de Windsor.

Esa propiedad no tiene los requerimientos legales para ser sede de una unión civil, y por ende el casamiento fue trasladado al registro civil de esa ciudad.

Desde 1836, la Familia Real ha quedado excluida del Acta de Matrimonio que permite uniones civiles en Inglaterra, y durante los años esa tradición siguió en pie.

Pero para lord Falconer, esa medida es demasiado anticuada y autorizó a Carlos y Camilla a casarse por el civil "avalados por leyes de derechos humanos".

En caso que miembros de la población desafíen en la corte esa unión, Camilla nunca podrá ser reina de Inglaterra.

La residencia real de Clarence House, en Londres, indicó que Camilla será llamada princesa consorte si Carlos se convierte en rey.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores