El alcohol eleva la presión arterial más de lo que se creía

Su consumo, incluso en cantidades moderadas, podría elevar la presión sanguínea más de lo que se creía previamente, según afirmó un equipo de investigadores británicos.

04 de Marzo de 2008 | 08:08 | Reuters
LONDRES.- Beber alcohol, incluso en cantidades moderadas, podría elevar la presión sanguínea más de lo que se creía previamente, según afirmó un equipo de investigadores británicos.

Las personas con una mutación genética que dificulta el consumo de alcohol tienen una presión sanguínea significativamente menor que quienes beben mucho o de forma habitual, descubrió el equipo.

Las personas sin la mutación que tomaban unas tres bebidas al día tenían una presión arterial "sorprendentemente" superior que las personas con ese marcador genético, que tendían a beber sólo pequeñas cantidades o nada en absoluto.

"El estudio muestra que la ingesta de alcohol puede elevar la presión sanguínea a un grado mucho mayor, incluso entre los bebedores moderados, de lo que se creía antes", escribieron Sarah Lewis, investigadora en el Departamento de Medicina Social de la University of Bristol, y sus colegas en un informe publicado en la revista de la Biblioteca Pública de Ciencias PLoS Medicine.

Los investigadores señalaron que había más del doble de riesgo de tener la presión alta entre los bebedores, un riesgo que también era un 70 por ciento mayor entre los consumidores "bastante moderados" comparados con las personas con la mutación genética.

La presión alta, que afecta a más de 1.000 millones de adultos en todo el mundo, puede llevar a accidentes cerebrovasculares, infartos, ataques al corazón y fallo renal.

Estudios anteriores han relacionado beber mucho con una presión sanguínea alta, mientras que otros han sugerido que la ingesta moderada de alcohol ofrece beneficios para la salud como un colesterol más bajo.

La mutación genética es común entre varias poblaciones asiáticas y disuade de beber a quienes la poseen porque el alcohol provoca sonrojo, náuseas, somnolencia, dolor de cabeza y otros síntomas poco agradables.

La comparación entre personas con la mutación y voluntarios sin la variación genética ayudó a los investigadores a calibrar mejor los efectos a largo plazo del consumo de alcohol, dijeron.

"Es probable que la declaración sobre el alcohol (en otros estudios) esté sujeta a un error considerable, y este error podría ser determinante. Por ejemplo, personas a las que se ha aconsejado reducir su toma de alcohol por razones médicas pueden declarar una ingesta de alcohol menor a la real", escribieron los investigadores.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores