Sobreviviente de accidente de Spanair es dada de alta

Beatriz Reyes (41) permaneció casi una semana internada por una fractura en su pierna derecha. Mañana tomará un nuevo vuelo para irse a su hogar en las islas Canarias.

26 de Agosto de 2008 | 09:58 | DPA

Tras el accidente, Beatriz Reyes se hizo un torniquete en su pierna y ayudó a sacar de entre restos del avión a dos pequeños atrapados por los asientos.

EFE

MADRID.- "Soy afortunada, el 20 de agosto he vuelto a nacer". A sus 41 años, Beatriz Reyes resumió hoy así cómo se siente alguien que sobrevivió a la peor catástrofe aérea de los últimos 25 años en España. Mañana se cumplirá una semana del momento en el que Reyes, sentada en la butaca 5D del vuelo JK5022, notó cómo el avión de Spanair giraba el ala derecha y se estrellaba al despegar.


"Me agarré a mi sillón, no hice nada especial. Fui consciente de que era un accidente cuando el estómago me subió y me bajó y sentí un golpe", explicó en la primera rueda de prensa que ofrece uno de los 18 supervivientes del siniestro que costó la vida a 154 personas en el aeropuerto de Madrid-Barajas.


Con una ligera cojera, la mujer fue dada hoy de alta en el hospital en el que ha permanecido casi una semana. El lunes salió del centro sanitario en el que se recuperaba de sus heridas un niño de seis años. Pero 16 personas continúan hospitalizadas, dos de ellas siguen debatiéndose entre la vida y la muerte, y otras dos siguen graves.


Reyes no sólo sobrevivió al accidente, sino que las heridas que sufrió no fueron graves: una fractura en la pierna derecha de la que sólo le quedará una cicatriz. Mientras daba las gracias a los servicios de emergencia, a los bomberos y a los médicos que la atendieron se podía apreciar hoy, de hecho, que su aspecto era muy bueno.


En los días pasados, esta canaria que ejerce de directora de zona de una entidad bancaria en Las Palmas, donde debería haber aterrizado el avión de Spanair, fue calificada de heroína. Se hizo un torniquete en su pierna y ayudó a sacar de entre restos del avión a dos pequeños atrapados por los asientos. Sólo recuerda la "carita morena" de uno y "su camiseta roja". Ella resta importancia a lo que hizo. "Cualquier persona lo hubiera hecho en ese momento, escuché pedir ayuda y aparté los sillones para que no estuvieran aprisionados".


Los instantes previos al accidente y los posteriores quedaron grabados de forma confusa en su mente. Notó que el avión no llevaba mucha velocidad, pero explicó que tampoco sabe qué se siente en un avión que pierde potencia, algo a lo que hoy apuntaban medios españoles. "Cuando el avión tiró del ala, dije: 'Huy aquí pasa algo'", explicó. Después llegó el impacto. "No me acuerdo de lo que vi. Sí que oía voces y a gente gritando".


La mujer habló ante los periodistas con una sonrisa que acompañaba a las lágrimas que se formaban por momentos en sus ojos. Sonrisa y lágrimas expresaban el sentimiento de alguien que sobrevivió a una tragedia en la que murieron 154. "Hay un sentimiento contradictorio porque (a Canarias, su tierra) están llegando los cuerpos y yo llegaré caminando".


Pese a lo vivido la semana pasada, Reyes no tiene miedo al avión. Mañana miércoles, el mismo día que se cumple una semana del siniestro, tomará uno para irse a casa. "Siento una inmensa alegría porque he vuelto a nacer y una inmensa tristeza por todo lo que ha pasado. Me hubiera gustado que igual que salí yo, salieran los demás", dijo.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores