Rusia suspendió el suministro de gas a Europa a través de Ucrania

Un creciente número de miembros de la Unión Europea quedó sin un combustible vital para combatir las frias temperaturas del invierno.

07 de Enero de 2009 | 06:53 | Reuters
MOSCU.- Los suministros de gas ruso a Europa a través de Ucrania fueron suspendidos completamente el miércoles, dejando a un creciente número de miembros de la Unión Europea sin un combustible vital para combatir las frias temperaturas del invierno.

Los suministros para Austria, Eslovaquia, República Checa y Rumania fueron cortados por la creciente disputa que sobre el precio del gas ruso mantienen los gobiernos de Moscú y Kiev, y que amenaza con interrumpir la llegada del fluido a países como Italia y Alemania.

Algunos países en Europa, que usualmente dependen de los envios de gas desde Rusia a través de Ucrania para cubirir un quinto de sus necesidades gasíferas, han tomado medidas de emergencia para estirar las exiguas reservas.

En Kiev, la firma estatal ucraniana Naftogaz dijo que el gas había dejado de fluir a través de la última estación de compresión que aún funcionaba, en la frontera occidental de Ucrania.

"Rusia, que provee el 80 por ciento de su gas a Europa a través de Ucrania, ha dejado a Europa sin gas. Hay cero tránsito", dijo el portavoz de Naftogaz, Valentin Zemlyansky.

El monopolio ruso exportador de gas Gazprom culpó a Ucrania por el corte, que interrumpió el suministro a más estados europeos.

El importador checo RWE Transgas dijo que el principal conducto de tránsito desde Rusia a la República Checa y Europa Occidental estaba cerrado desde medianoche.

El grupo de energía austríaco OMV, que anteriormente reportó una dramática caída en suministros rusos, dijo que el flujo ahora se ha detenido completamente.

Eslovaquia y Rumania dijeron también que sus suministros habían sido suspendidos, uniéndose a Hungría, Bulgaria, Turquía, Macedonia, Grecia y Croacia, que anunciaron el martes que sus suministros de gas ruso a través de Ucrania habían sido cortados.

La fuerte dependencia de Europa de la energía rusa -y su vulnerabilidad a una interrupción de suministros- fue realzada cuando Moscú redujo sus entregas a Ucrania el 1 de enero luego de no llegar a un acuerdo con Kiev respecto a deudas y los precios del gas.

Con las reservas de gas en Europa reduciéndose cada día que continúa la interrupción, y las temperaturas bajo cero aumentando la demanda, aún no hay señales de que Moscú y Kiev estén más cerca de resolver su disputa.

Ambas partes intercambiaron culpas. Rusia ha acusado a su ex vecino soviético de robar cerca de un 15 por ciento del gas que envía a través de su territorio a los estados europeos.

"Ucrania ha robado gas no sólo a Rusia, sino también a los consumidores que han comprado el producto y pagado por él", dijo el primer ministro Vladimir Putin en comentarios televisados el martes, de cara a la celebración el miércoles de la Navidad Ortodoxa.

El pro occidental presidente ucraniano Viktor Yushchenko culpó a Moscú por la interrupción del suministro, diciendo que Rusia continuaría recortando los envíos de gas a Europa o detendiéndolos por completo.

Hasta el momento Europa Central y Oriental han sufrido las peores consecuencias de la disputa, mientras Bulgaria habla de una "situación de crisis" y de recortar o suspender los suministros a los usuarios industriales.

Francia e Italia también reportaron una fuerte caída en sus envíos, pero hasta el momento las economías más importantes de la zona euro han escapado a cualquier repercusión económica.
Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores