El turismo espacial sigue sin despegar

A 5 años del vuelo del SpaceShipOne, aún no hay fechas claras sobre nuevos vuelos espaciales no gubernamentales.

04 de Octubre de 2009 | 13:39 | AP

El SpaceShipOne abrió las puertas al turismo espacial en 2004, pero desde entonces no ha habido nuevos vuelos privados.

Reuters

LOS ÁNGELES.- Cuando una nave espacial privada sobrevoló California para que sus diseñadores ganaran un premio de 10 millones de dólares, Alan Walton, inversionista en proyectos novedosos, tenía 68 años, y pensó que pronto podría hacer él mismo un viaje en cohete.


Walton desembolsó 200.000 dólares para figurar entre los primeros turistas espaciales que realizarían un recorrido suborbital por encima de la Tierra, a bordo de una nave de Virgin Galactic.


Ahora, Walton tiene la intención de pedir que se le devuelva el dinero si no hay una fecha definida de un lanzamiento para abril próximo, cuando cumple 74 años.


"Este iba a ser el momento cumbre de mi vejez", señaló. Han pasado cinco años desde que la SpaceShipOne, la primera nave espacial tripulada con financiación privada, ganó el premio Ansari X, el 4 de octubre del 2004, al demostrar que un cohete reutilizable con pasajeros podía volar a más de 100 kilómetros de altura (62 millas), una vez por semana, por lo que su uso con fines turísticos sería fiable, seguro y viable en lo comercial.


El entusiasmo por la SpaceShipOne fue tanto ese año que incluso antes del vuelo que ganó el premio, Richard Branson un magnate británico, anunció un acuerdo para usar la tecnología en un diseño de segunda generación, SpaceShipTwo, con el objetivo de llevar a pasajeros al espacio en vuelos bajo la denominación comercial Virgin Galactic para el 2007.


Parecía que cualquiera con el dinero suficiente podría experimentar pronto lo que Brian Binnie, piloto de la SpaceShipOne, consideró "literalmente el éxtasis".


"Cuando uno apaga el motor, el mundo se revela ante tus ojos", señaló.


Los pasajeros podrían ver el planeta desde una gran altura y experimentarían la sensación de ingravidez.


Pero convertir ese sueño en realidad ha llevado más tiempo del que se esperaba entonces, y los vuelos espaciales siguen siendo exclusivos para astronautas entrenados por el gobierno y para un puñado de magnates que han pagado millones de dólares por viajes a bordo de cohetes rusos a la Estación Espacial Internacional.


Pese a todo, Peter Diamandis, fundador de X Prize, niega que el proyecto esté estancado.


Se han invertido más de 1.000 millones de dólares en la industria, se han sorteado obstáculos de regulación e incluso tres naves distintas de pasajeros estarán listas en un plazo de entre 18 y 24 meses, para comenzar los vuelos, aseguró.


"Tendremos otra gran emoción que llamará la atención del público una vez que estos vehículos comiencen a operar y que la gente empiece a volar", dijo.

Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores