Sancionan a jueza brasileña que ordenó recluir a una joven de 15 años con 23 hombres

Clarice María de Andrade recibió el máximo castigo disciplinario contra un magistrado. Sin embargo, también podría ser condenada penalmente.

20 de Abril de 2010 | 14:23 | EFE

RÍO DE JANEIRO.- El Consejo Nacional de Justicia de Brasil sancionó hoy con la jubilación obligatoria a una jueza que ordenó la reclusión de una niña de 15 años en una celda en la que estaban 23 hombres, varios de los cuales la violaron repetidamente.


Los miembros del Consejo, principal órgano administrativo del Poder Judicial en Brasil, le impusieron a la jueza por decisión unánime la máxima sanción disciplinaria prevista contra un magistrado, y remitieron el proceso a la Procuraduría para que adopte medidas penales y civiles.


La irregularidad ocurrió en 2007 cuando la jueza Clarice María de Andrade ordenó la reclusión de una menor acusada de hurto en la única celda existente en Abaetetuba, pequeña ciudad en el estado amazónico de Pará.


Durante los 20 días en que estuvo recluida en la celda la menor fue violada varias veces por diferentes presos, incluso por un portador del virus del sida.


Según los miembros del Consejo Nacional de Justicia, además de haber sido negligente, la jueza falsificó un documento para justificar su decisión.


Ello debido a que, cuando la prensa denunció una irregularidad que causó protestas de organizaciones de defensa de los derechos humanos y del propio Gobierno, la jueza divulgó una orden de liberación forjada y datada con una fecha anterior.


Según la investigación de los consejeros, la jueza sabía de las condiciones de la celda antes de ordenar la reclusión de la menor en el lugar y no suspendió su determinación ni al ser informada de las violaciones sufridas por la niña.


"Ella no tiene condiciones de ser magistrada en ningún lugar del mundo", afirmó el consejero Marcelo Neves, uno de los responsables por la sanción.


El magistrado Gilmar Mendes, miembro del Supremo Tribunal Federal y presidente del Consejo, dijo que la decisión tiene un carácter emblemático por demostrar que casos así no se pueden repetir.


Pese a que no podrá volver a trabajar en el Poder Judicial, De Andrade recibirá como jubilación un salario proporcional al tiempo en que se desempeñó como magistrada.


La ex jueza sólo podrá ser privada de su derecho a jubilación en caso de que sea condenada penalmente.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores