Benedicto XVI denuncia el deseo del hombre de querer "sustituir" a Dios en mensaje Urbi et Orbi

En el tradicional mensaje de navidad, el pontífice dijo que este mal es "el gran pecado" de nuestros días. Además, pidió el cese de la violencia en Siria y solicitó ayuda para terminar con la hambruna en África.

25 de Diciembre de 2011 | 08:50 | Agencias
AP

CIUDAD DEL VATICANO.- Ante miles de personas reunidas en la plaza de San Pedro del Vaticano, el Papa Benedicto XVI denunció este domingo el deseo del hombre de querer "sustituir" a Dios, de "decidir lo que está bien y lo que está mal" y de creerse "el dueño de la vida y la muerte", durante la entrega del tradicional mensaje de navidad conocido como Urbi et Orbi. 


"Jesucristo fue enviado a la tierra para salvarnos, sobre todo del mal profundo, enraizado en el hombre y la historia", que "es la separación con Dios, el orgullo y la presunción de actuar por uno mismo". Este mal consiste en "competir con Dios y sustituirlo, decidir lo que está  bien y lo que está mal, ser el dueño de la vida y la muerte. Es el gran mal, el  gran pecado", aseguró el Papa.


Benedicto XVI ha denunciado numerosas veces la voluntad de las sociedades  occidentales descristianizadas de aprobar leyes sobre temas que tocan, según el  Vaticano, los valores más sagrados de la vida, como el aborto o la eutanasia.


Plegarias por la paz


El pontíficie se refirió además a la situación de los distintos pueblos del mundo, abogando principalmente por el cese de la violencia en Siria, “donde ya se ha derramado tanta sangre”, y la reanudación del diálogo entre israelíes y palestinos.


El Papa también pidió ayuda para los pueblos del Cuerno de África que sufren la hambruna y para los refugiados de esa región, “tan duramente afectados en su dignidad” y requirió la solidaridad y ayuda para las poblaciones del sureste asiático, especialmente Tailandia y Filipinas, que han sufrido graves inundaciones.


Además, en su discurso, Benedicto XVI incluyó en sus plegarias a Irak y Afganistán y a los países del Norte de África y Oriente Medio.


"¡Que el nacimiento del Salvador afiance las perspectivas de diálogo y la colaboración en Myanmar, en la búsqueda de soluciones compartidas! ¡Que el nacimiento del Redentor asegure estabilidad política en los países de la región africana de los Grandes Lagos y fortaleza el compromiso de los habitantes de Sudán del Sur para proteger los derechos de todos los ciudadanos!, prosiguió el Papa.


El Pontífice aseguró que Jesús vino al mundo para salvar al hombre de ese “mal profundo y arraigado” en el hombre y en la sociedad, que es separarse de Dios, de intentar ocupar su puesto y ser dueño de la vida y de la muerte de los hombres".


"Volvamos la vista a la gruta de Belén: el niño que contemplamos es nuestra salvación. Él ha traído al mundo un mensaje universal de reconciliación y de paz. Abrámosle nuestros corazones, démosle la bienvenida en nuestras vidas,” señaló el Papa.

Ediciones especiales
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores