Aumentan a 120 víctimas de atentado en Nigeria

Un reporteo de la cadena de noticias BBC aseguró haber contado 150 cadáveres. Otro testigo aseguró haber visto cadáveres entre los escombros.

21 de Enero de 2012 | 12:42 | DPA

Un suicida estampó su automóvil lleno de explosivos contra la comisaría central de la policía a lo que siguió la detonación de más bombas.

ABUYA.- La cifra de muertos tras una serie coordinada de ataques con bomba la noche del viernes en la ciudad nigeriana de Kano, en el norte del país, podría ser mucho mayor de lo pensado hasta ahora: testigos y periodistas hablaron de al menos 120 muertos.


Un reportero de la televisión británica BBC aseguró incluso haber contado 150 cadáveres en el mayor hospital de la ciudad. Hasta ahora, las autoridades habían hablado de siete muertos y fuentes médicas de hasta 24.


Fuentes médicas habían dicho que la cifra podría seguir aumentando, ya que muchos de los heridos sufrieron graves quemaduras durante los ataques con bomba contra la central de la policía y otras tres comisarías de la segunda ciudad del país, asumidos por el grupo islamista Boko Haram.


Un suicida estampó su automóvil lleno de explosivos contra la comisaría central de la policía a lo que siguió la detonación de más bombas.


Entre los muertos se encuentra el reportero televisivo Eneche Akogwu, de 31 años, muerto a disparos mientras entrevistaba a testigos. Las autoridades impusieron el toque de queda en la ciudad tras las cuatro explosiones. Esta mañana se escucharon disparos.


Testigos dijeron haber visto a adolescentes lanzando explosivos contra el terreno de la oficina de inmigración y pasaportes.


Un testigo dijo haber visto cadáveres entre los escombros y escuchado "disparos intermitentes".


Boko Haram asumió la autoría de los ataques, en venganza por los últimos arrestos de miembros de la secta en la ciudad. El grupo pide la implementación de la sharía o ley islámica en el país.


El jefe de la policía nacional, Hafiz Ringim, pidió una investigación de las explosiones del viernes, que describió como "ataques bien coordinados".


Pero el propio Ringim está siendo investigado después de que un sospechoso de los ataques contra iglesias del día de Navidad escapara de custodia policial esta semana. Muchos nigerianos pidieron por ello su dimisión.


También es latente la indignación de la población porque el presidente Goodluck Jonathan aún no se digirió a la nación tras el último ataque.


El pasado día de Navidad así como en enero la secta Boko Haram llevó a cabo varios atentados contra iglesias cristianas en el norte del país. Decenas de personas perdieron la vida en esos ataques.


El presidente nigeriano decretó un estado de emergencia transitorio en cuatro regiones y cerró las fronteras con países vecinos. Hace tres semanas los islamistas dieron un ultimátum a los cristianos para que abandonaran en tres días el norte del país, de mayoría musulmana. Boko Haram rechaza el estilo de vida occidental y el cristianismo.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores