Clinton: Obama "construirá una nueva economía para el sueño americano"

El ex Mandatario reconoció, en su esperado discurso ante la convención demócrata, que "ni yo ni ningún otro Presidente" podría haber solucionado como lo hizo el actual ocupante de la Casa Blanca los "graves" problemas que dejó George W. Bush.

05 de Septiembre de 2012 | 23:22 | Agencias

CHARLOTTE.- "Yo quiero que Obama sea Presidente" exclamó esta noche el ex Mandatario Bill Clinton, en su esperado discurso en la convención demócrata que se realiza en Charlotte.

"Vamos a tener al Presidente (Obama) en el Despacho Oval" de la Casa Blanca después de las elecciones, afirmó. "¿Están listos para eso?", preguntó a la audiencia de cerca de 15.000 personas, que contestaron con gritos de aprobación.

"Quiero nominar a un hombre frío por fuera, pero que arde por Estados Unidos en el interior; un hombre que cree que podemos construir una nueva economía para el sueño americano guiada por la innovación y la creatividad, la educación y la cooperación", insistió.

El ex Mandatario cerró la segunda jornada de la convención con un discurso de cerca de una hora. Era una de las principales figuras cuya participación se esperaba en el tradicional acto político que proclamará al contrincante demócrata del republicano Mitt Romney en las próximas elecciones.

En su discurso, Clinton recalcó que el camino para llevar hacia adelante a Estados Unidos pasa por la cooperación y no por el enfrentamiento.

"Lo que funciona en el mundo real es la cooperación, entre el Gobierno, las empresas y las fundaciones", añadió. "Los republicanos no lo ven así. Creen que el Gobierno siempre es el enemigo y que el compromiso es un rasgo de debilidad".

"Una de las razones principales que tenemos para reelegir al Presidente Obama es que él sigue siendo una persona comprometida con la cooperación constructiva", aseveró.

"El asunto más importante es: ¿En qué tipo de país quieren vivir? Si quieren un país en el que están solos y en el que el ganador se lo lleve todo, deberían apoyar la candidatura republicana. Pero si quieren un país de prosperidad compartida y de responsabilidad  compartida, y una sociedad en la que todos estemos juntos, tienen que votar por Obama y Joe Biden", enfatizó.

También mencionó a su esposa Hillary Clinton. "Estoy muy orgulloso de ella, para lograr que EE.UU. tenga más amigos y más socios" en el exterior, afirmó, en medio de nutridos aplausos en honor a la actual secretaria de Estado.

Agregó que los republicanos "quieren reducir los impuestos para las personas que ganan más y quieren deshacerse de las prevenciones para evitar desastres económicos futuros, y cortar beneficios en favor de la clase media. Como dijo alguien, 'ya están otra vez con lo mismo'", agregó.

"Los republicanos multiplican por cuatro los déficits con sus políticas", indicó. "No podemos dar la Presidencia a alguien (Romney) que nos va a debilitar" económicamente".

"Heredó una economía dañada"

Clinton aseveró que Obama heredó una economía muy dañada, pero trabajó eficientemente en la recuperación.

"¿Estamos donde queremos estar? No. ¿Está el Presidente satisfecho? No. Pero sí estamos mejor que cuando él llegó" a la Casa Blanca, describió.

"Ni yo ni ningún otro Presidente podría haber solucionado en cuatro años los problemas que Obama encontró" tras la administración de su antecesor, George W. Bush, reconoció Clinton.

"Creo con toda mi alma" en que el actual Presidente llevará a EE.UU. a la recuperación económica, dijo.

Al mismo tiempo, resaltó que la actual administración consiguió recuperar puestos de trabajo, y entre ese logro mencionó que se consiguió mantener 250.000 trabajadores en la industria automovilística.

En cuanto a la estrategia energética, mencionó que las energías renovables se han duplicado en EE.UU. y han generado oportunidades de empleo.

Siempre en el tema del trabajo, llamó a mejorar la capacitación para aumentar las posibilidades de los jóvenes.

"La vieja economía no vuelve, y tenemos que preparar a la gente para que se desempeñe en los nuevos trabajos que se crearán", advirtió.

En cuanto al polémico asunto de la salud, objeto de agrias controversias legislativas entre republicanos y demócratas durante los últimos meses, Clinton insistió en los avances conseguidos por la actual administración.

"El Presidente y los demócratas no debilitaron Medicare, lo fortalecieron", declaró.

"El gobernador Romney (el candidato republicano) quiere volver al sistema antiguo, que significa que los mayores paguen más por la medicina. Si lo eligen a él, Medicare va a ir a la quiebra en 2016", aseveró.

Tras concluir su celebrado discurso, Clinton saludó calurosamente al Presidente Obama, quien escuchó su discurso en la misma sede de la Convención.

La inmigración, tema clave

En tanto, el tema de la inmigración entró hoy de lleno en la convención demócrata en Charlotte, Carolina del Norte, no sólo en los discursos políticos, sino en la voz de la conocida presentadora Cristina Saralegui y con la intervención de una joven indocumentada que se subió al podio a pedir que voten por Barack Obama.

Los llamados al electorado hispano, comunidad que ya es la primera minoría del país, comenzaron apenas se abrió la segunda y penúltima jornada de convención en Charlotte, cuando el congresista Luis Gutiérrez, uno de los defensores más ardientes de la reforma migratoria, señaló a Obama como el único capaz de lograr avances en esta materia.

"En esta elección hay una decisión clara, hay alternativas claras", dijo Gutiérrez en español e inglés. "Barack Obama dice: voy a proteger a los inmigrantes y permitir que los jóvenes se queden aquí en este país. Mitt Romney dice que se autodeporten y hace de Jan Brewer su mejor amiga", agregó, refieriéndose a la gobernadora republicana de Arizona, responsable de la controvertida ley migratoria estatal SB1070 demandada ante los tribunales por la Casa Blanca.

La cuestión migratoria separa a demócratas de republicanos, aseveró el congresista por Illinois. "Los demócratas valoran a todos los inmigrantes, mientras los republicanos acusan a los indocumentados de muchos de nuestros problemas", denunció.

Gutiérrez calificó las elecciones de noviembre como una cruda cita que "decidirá el futuro de una generación", al establecer si "estudiantes sobresalientes, capitanes de fútbol y líderes estudiantiles son tratados con respeto o como sospechosos, si logran sus sueños o si Romney los convierte en pesadillas".

"Soy tan estadounidense como cualquiera"

Más tarde, una joven indocumentada, Benita Véliz, también subió al podio a defender el voto latino por Obama. "Como tantos estadounidenses de todas las razas y orígenes, me trajeron aquí cuando era una niña. Desde entonces, siempre he estado aquí", dijo la joven de origen mexicano que llegó a EE.UU. a los ocho años y que graduó con honores en las escuelas y universidades del país.

"Sé que puedo contribuir a mi economía y a mi país. Me siento tan estadounidense como cualquiera de mis amigos o vecinos", dijo entre aplausos. "Pero casi toda mi vida he tenido que vivir sabiendo que me podían deportar sólo por la forma en que llegué" al país, agregó.

"Obama luchó por el DreamAct para ayudar a gente como yo. El Presidente ha luchado por mi comunidad", destacó la joven.

La aprobación de la DreamAct ha sido frenada hasta ahora en el Congreso por la oposición republicana. La propuesta prevé, bajo ciertos requisitos, una vía para la ciudadanía para jóvenes indocumentados que cursen estudios superiores o sirvan en el ejército.

Tras el bloqueo legislativo, Obama emitió a mediados de junio una orden presidencial que suspende las deportaciones por dos años renovables de jóvenes que deberían haber podido acogerse a la norma y les concede un permiso de trabajo.

Hasta ahora, los sondeos indican por lo general una cómoda ventaja de más de 30 puntos de Obama sobre Romney entre el cada vez más influyente electorado latino, sobre todo en algunos estados que podrían decidir el resultado de unas elecciones por el momento muy ajustadas.

Sin embargo, los expertos han advertido de que el peligro para los demócratas reside en la muy real posibilidad de que los votantes latinos decidan abstenerse en los comicios del 6 de noviembre, decepcionados por la promesa incumplida de Obama de lograr una reforma migratoria en su primer mandato.

Este lunes, los organizadores de la convención anunciaron que el esperado discurso de Obama destinado a concretar su aceptación de la candidatura demócrata debió cambiar de sede, a causa de las lluvias que afectan a Carolina del Norte.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores