Canciller alemana inaugura monumento a víctimas gitanas del Holocausto

Angela Merkel presidió una ceremonia en recuerdo a medio millón de sintis y romaníes asesinados por los nazis.

24 de Octubre de 2012 | 13:02 | Reuters
EFE

BERLIN.- Alemania recordó el miércoles a las víctimas olvidadas del Holocausto, inaugurando un monumento en el centro de Berlín en homenaje al medio millón de sintis y romaníes asesinados por los nazis.


Mientras los lamentos de un solo de violín se oían entre los árboles, dirigentes políticos y sobrevivientes se acercaron a un estanque oscuro cerca del edificio del Parlamento alemán.


Sus aguas quietas pretenden evocar las lágrimas por los muertos pero también, reflejando al espectador, inspirar a nuevas generaciones a proteger a las minorías frente al odio.


"Este monumento recuerda a un grupo de víctimas que, durante demasiado tiempo, recibió bastante poca atención pública: los muchos centenares de miles de sintis y romaníes que fueron perseguidos por los nazis", dijo la canciller alemana Angela Merkel.


"El destino de cada ser humano asesinado en este genocidio es un sufrimiento abominable. Cada uno de esos destinos nos llena, me llena, de tristeza y verg Juenza".


La discriminación frente a los sintis y los romaníes se incrementó a niveles alarmantes una vez que Adolf Hitler llegó al poder en 1933. Fueron enviados a campos de trabajo forzados y, desde 1934, sometidos a esterilización forzada como resultado de las leyes de "pureza racial" de los nazis.


Hacia comienzos de la Segunda Guerra Mundial, el propósito genocida de los nazis quedó claro cuando sintis y romaníes fueron deportados a campos de exterminio, donde llevaban uniformes que llevaban una "Z" (por "Zigeuner", gitano en alemán).


La primera vez que un dirigente alemán reconoció la persecución que los nazis hicieron de los gitanos fue en 1982, más de 30 años después de que Alemania Occidental aceptara el asesinato de seis millones de judíos y comenzara a pagar compensaciones a Israel.


Los políticos alemanes y los dirigentes de la comunidad gitana presentes en la inauguración describieron el monumento como un recuerdo de la urgente necesidad de proteger a las minorías.


Muchos de los 12 millones de gitanos de Europa enfrentan la discriminación y la exclusión social, viviendo a menudo en la pobreza.


"Medio millón de sintis y romaníes, hombres, mujeres y niños, fueron asesinados durante el Holocausto. La sociedad no ha aprendido nada, casi nada de esto, de otro modo nos trataría de forma diferente", dijo el superviviente holandés Zoni Weisz.


Su voz tembló cuando describió cómo, teniendo siete años, vio a su padre, su madre, hermanas y hermano ser deportados en un tren que se dirigía al campo de concentración de Auschwitz.


Merkel señaló también que era obligación de Alemania y de Europa proteger los derechos de los gitanos. Tras su discurso, un hombre la abucheó diciendo que Alemania no garantiza el asilo a los gitanos de países como Serbia y Macedonia, donde se enfrentan a discriminación.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores