Chavismo muestra su fuerza en Caracas el día en que Chávez debía asumir

Miles de partidarios del Mandatario se congregaron en las calles en el día en que debía jurar por un nuevo período en la Presidencia.

10 de Enero de 2013 | 18:11 | AFP
AFP

CARACAS.- Decenas de miles de venezolanos vestidos de rojo abarrotaron el jueves las calles del centro de Caracas a gritos de "¡Yo soy Chávez!", supliendo simbólicamente a un presidente que no pudo asumir su tercer mandato debido al grave estado de salud que lo mantiene hospitalizado en La Habana desde hace un mes.


"Como él no ha podido venir, estamos aquí nosotros para juramentar (sic). Porque lo queremos", dijo a la AFP Cleofelia Aceros, mientras caminaba en dirección a la sede presidencial por la avenida Urdaneta, copada por una marea roja de chavistas -color que identifica al partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV-oficialista).


Muchos manifestantes llevaban una banda presidencial de papel con los colores de la bandera venezolana (amarillo, azul y rojo). Subidos en tarimas dispuestas en varias calles adyacentes, animadores y bandas de músicos arengaban a la fervorosa multitud.


Los presidentes José Mujica de Uruguay, Evo Morales de Bolivia y Daniel Ortega de Nicaragua, entre otros representantes regionales, asistieron frente al Palacio de Miraflores al acto de apoyo a Chávez, que comenzó entrada la tarde en medio de los gritos de la multitud.


"Alerta alerta alerta que camina, alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina", gritaban los manifestantes, interrumpiendo por momentos los primeros discursos.


"Nicolás (Maduro, vicepresidente) quiero que sepas que la compañera Cristina (Kirchner), el gobierno que ella preside y el pueblo argentino estará junto a ti durante todos los días que haga falta, hasta el regreso" de Chávez, aseguró el canciller argentino, Héctor Timerman.


Con un "¡Hasta la vida siempre!", Hugo Chávez se despidió hace un mes de los venezolanos al partir a Cuba para operarse por cuarta vez de un cáncer. Desde entonces, Chávez, que durante 14 años de gobierno estuvo casi a diario en las pantallas de televisión, no se ha comunicado con el país.


Su estado es "estacionario", luego de sufrir una insuficiencia respiratoria, según el último parte divulgado el lunes por el gobierno.


"Si Chávez hubiese venido hoy a juramentarse, yo también hubiese venido. No cambia nada que no esté. Lo tenemos dentro del corazón", aseguró a la AFP Luis Brito, de 60, un profesor de derecho que viajó desde Puerto la Cruz (noreste).


El acto transcurría en un ambiente distendido después de que fuese resuelta una agria controversia constitucional, al fallar el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que Chávez no debe ser sustituido y que su gobierno continúa en funciones, lo que fue aceptado por el líder de la oposición, Henrique Capriles.


"Es un día histórico, porque se inicia el mandato del presidente Chávez 2013-2019", afirmó el miércoles Maduro, designado heredero político por Chávez y a quien los manifestantes gritaban "Nicolás, Nicolás el pueblo está contigo!!!!".


En paralelo, este jueves representantes de 22 países de la región participaron en Caracas en una reunión de dos alianzas regionales promovidas por Chávez, la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y Petrocaribe, un convenio de venta de petróleo venezolano en condiciones preferenciales a varios países del Caribe. En una declaración leída por Maduro en ese acto, ambas alianzas ratificaron su "total y absoluta solidaridad" con el presidente venezolano.


Sin embargo, en protesta por la decisión del TSJ, diputados opositores convocaron a una marcha el próximo 23 de enero -día que marca el fin de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez en 1958- "por el restablecimiento de la defensa de la Constitución".


Chávez cuenta con un permiso de la Asamblea Nacional, de mayoría oficialista, para ausentarse del país "todo el tiempo que necesite para atender su enfermedad". Y el TSJ rechazó que hubiese que declarar la "falta temporal" del presidente -como reclamaba la oposición-, que puede extenderse hasta seis meses y conducir a nuevas elecciones.


Capriles aceptó el fallo "vinculante" del TSJ, pese a tacharlo de una "respuesta a un interés político", y emplazó a Maduro "a asumir la responsabilidad del cargo que ocupa y gobernar", tras indicar que el ejecutivo está "paralizado".


Gobernador reelecto en diciembre del populoso estado Miranda (norte) y que el 7 de octubre perdió las elecciones frente al presidente por 11 puntos de porcentaje, descartó convocar este jueves a la oposición a una manifestación paralela.


Maduro, que calificó el fallo del TSJ de "veraz, apegado a las leyes de la República", indicó que conversó telefónicamente con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, que no participará en el acto ante Miraflores.


 

Ediciones especiales
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores