Desde elecciones hasta una guerra civil: El incierto escenario que enfrenta Egipto

Eugenio Chahuán, académico del Centro de Estudios Árabes de la Universidad de Chile,analiza el futuro de ese país luego de la caída del Presidente Mohamed Mursi.

03 de Julio de 2013 | 20:43 | Por Ramón Jara A., Emol

El Ejército egipcio salió hoy a las calles y decidió sacar a Mohamed Mursi del poder.

EFE

SANTIAGO.- Este miércoles, Egipto vivió un segundo golpe de Estado en tan sólo dos años, tras la salida del gobierno del presidente Mohamed Mursi -elegido democráticamente hace un año- a manos del Ejército.


Tras esto, el escenario que se vislumbra para el país africano es incierto y analistas no descartan que los enfrentamientos deriven en una guerra civil.

"La situación en Egipto es muy complicada", señala a Emol el director del Centro de Estudios Árabes de la Universidad de Chile, Eugenio Chahuán. 


"Hay que esperar a ver qué pasa con la Hermandad Musulmana (la agrupación islamista que respaldaba a Mursi). No creo que tome una posición de observadora. Esto va a implicar una realidad compleja que puede conducir a una crisis de envergadura: una guerra civil y fuerte represión contra la Hermandad", señaló.

No obstante, el académico recalca que todavía es temprano para definir los rumbos que seguirá la crisis política e institucional.

"Lo que ocurra depende de si este golpe de Estado volverá a instalar en Egipto lo que existía con (Hosni) Mubarak (el depuesto ex gobernante de fuerza), lo que sería un nuevo desastre para la sociedad egipcia. Existen múltiples variables que van a quedar en evidencia a medida que se desarrolla este escenario", sostuvo.

"Punto cero"

Lo que está relativamente claro es que la Constitución egipcia queda suspendida para entregarle la administración del país al Poder Judicial, mientras se prepara una nueva Carta Magna.

Luego, según los militares, se llamaría a elecciones en no menos de seis meses o un año.

"En principio, se plantea que las Fuerzas Armadas van a conducir el proceso hacia la realización de comicios. ¿Pero qué ocurrirá si vuelven a ganar los Hermanos Musulmanes?  Es un escenario muy complejo", insistió Chahuán.

Según el investigador, el panorama político egipcio llegó a un "punto cero".

"Lo que está en juego es mucho, por lo que significa Egipto en la región, por su importancia geoestratégica, por su tradición, su impronta y su posición como referente del mundo árabe", describe.

Sobre las causas que llevaron a la caída del Gobierno, Chahuán menciona dos puntos importantes: la prohibición que trató de imponer sobre espacios de libertad ciudadana y la difícil situación económica. Ambos aspectos "se mantuvieron con el gobierno de Mursi", señala.

"Este gobierno se estableció luego de una transacción entre el Ejército y la Hermandad Musulmana, pero al mantenerse el caótico escenario económico, la situación reventó y la gente volvió a las calles", asevera.

"Entonces, el Ejército asumió el control argumentando que el país no puede quedar en estado de ingobernabilidad. Eso no quiere decir que se justifique un golpe de Estado, pero la verdad es que la posibilidad de resolver en Egipto un conflicto de otra manera no parece viable", estima el académico.

Chahuán no considera extraña la preponderancia política de las Fuerzas Armadas egipcias, pues desde hace decenios han mantenido una posición preponderante en la sociedad.

"El rol del Ejército en la política no es nada nuevo: ha estado conduciendo el país desde la revolución de julio de 1952. Ahora se mantuvo en el poder hasta la caída de Hosni Mubarak y continuó con los Hermanos Musulmanes. El Ejército nunca ha dejado de estar en el poder:  lo que pasa es que no sabemos si este golpe de Estado va a ser a favor de las demandas populares o constituirá simplemente una fórmula para mantener con cierta estabilidad a Egipto", recalcó.

Ediciones especiales
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Ajedrez

Prueba el nuevo ajedrez y comparte tus resultados

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores