Ban Ki-moon se muestra "alarmado" por la violencia en Egipto y pide "máxima contención"

También exigió la liberación del depuesto Presidente Mohamed Mursi y que se amplíe el espacio político a los Hermanos Musulmanes.

19 de Agosto de 2013 | 14:17 | EFE
EFE

NACIONES UNIDAS.- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, expresó hoy estar "alarmado" por la violencia en Egipto, condenó el uso excesivo de la fuerza por parte de las autoridades y pidió a todos los sectores "máxima contención".


"Estoy alarmado por el estallido de protestas violentas y el uso excesivo de la fuerza y condeno con firmeza los ataques contra las iglesias, hospitales y otros edificios públicos", dijo Ban en una conferencia de prensa en la sede de las Naciones Unidas.


Además de pedir la liberación del depuesto Presidente Mohamed Mursi y que se amplíe el espacio político a los Hermanos Musulmanes, ofreció apoyo para resolver la crisis con la visita que comienza mañana a El Cairo el jefe de asuntos políticos de la ONU, Jeffrey Feltman.


El secretario general, quien reiteró que no hay justificación para atacar a la población civil o destruir infraestructuras que son importantes para el futuro de Egipto, urgió a las partes a ejercer "máxima contención" y resolver las diferencias a través de diálogo.


Ante la actual "polarización" del conflicto, Ban insistió en que es responsabilidad de las autoridades y de los líderes políticos y sociales frenar la violencia, y pidió un plan "creíble" para contenerla y "reavivar" el proceso político.


Feltman viajará mañana a El Cairo para reunirse con las autoridades y ver cómo Naciones Unidas puede apoyar iniciativas para "restaurar la paz y lograr la reconciliación", añadió el secretario general.


Preguntado por qué no viajó él personalmente a El Cairo, Ban Ki-moon respondió que la ONU está haciendo sus mayores esfuerzos "diplomáticos" para resolver una crisis que, según dijo, "es inaceptable".


"He hablado con las distintas fuerzas dentro de Egipto y con los líderes regionales pero no hacemos público cada esfuerzo diplomático", añadió Ban, quien transmitió a sus interlocutores que "no es el momento de la venganza sino de la reconciliación".


Egipto está sumido en una ola de violencia que ha dejado unos 900 muertos desde el pasado miércoles, cuando la policía desalojó dos acampadas en El Cairo de manifestantes islamistas que reclaman el regreso al poder de Mursi, depuesto por un golpe militar el 3 de julio.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores