Bashar Al-Assad se compromete a cumplir con desmantelamiento de arsenal químico

El mandatario sirio aclaró que la medida fue tomada por voluntad propia y que no está vinculada con la resolución adoptada por el Consejo de Seguridad de la ONU.

29 de Septiembre de 2013 | 15:34 | DPA
AFP
EL CAIRO/LA HAYA.- El presidente sirio, Bashar Al-Assad, prometió cumplir con su parte del acuerdo con la ONU para desmantelar su arsenal químico, aunque aclaró que esto no está vinculado con la resolución adoptada el viernes por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

"Adoptamos la Convención de Armas Químicas antes de que esta resolución fuera aprobada (...) No se trata de la resolución de la ONU, sino de nuestra voluntad", aseguró el mandatario en una entrevista con la emisora italiana Rai News24 emitida hoy.

Al-Assad hace referencia a la resolución vinculante adoptada en la noche del viernes de forma unánime por el Consejo de Seguridad de la ONU, que ordena la rápida destrucción del arsenal de armas químicas de Siria.

"Por supuesto que acataremos (la convención), porque nuestra historia demuestra nuestro respeto a cada tratado que firmamos", aseguró Al-Assad, según la televisión estatal siria.

"Nuestro trabajo es ofrecer información y facilitar trámites, pero hay problemas técnicos: cómo llegar a esos lugares ante la presencia de terroristas dispuestos a derribar cualquier obstáculo", manifestó.

Las declaraciones de Al-Assad se dan dos días antes de que un equipo de 20 expertos de la Organización para la Prohibición de Armas Químivas (OPAQ) llegue a Damasco para iniciar los preparativos para la destrucción del arsenal químico, que debería completarse para mediados de 2014.

En la entrevista con la emisora italiana, el presidente sirio negó de todos modos que sus tropas utilizaran armas químicas en el ataque perpetrado el 21 de agosto en los suburbios de Damasco.

"Es imposible que hayan sido usadas sin mi permiso (...) Es un proceso muy complicado y ninguna unidad en el Ejército sirio tiene armas químicas. Hay unidades especiales que las manejan", indicó.

Estados Unidos acusó al régimen de Al-Assad por el ataque, que asegura dejó más de 1.400 muertos.

Los inspectores de la ONU que se encuentran en Siria están investigando el presunto uso de armas químicas en siete lugares, entre ellos tres en los que se presume que este tipo de armas prohibidas fueron utilizadas después del 21 de agosto.

La ONU espera completar su investigación el lunes y presentar un "amplio informe" para fines de octubre.

En su primera visita, los inspectores constataron el uso de gas sarín el 21 de agosto en varios pueblos de los alrededores de Damasco, aunque no identificaron a los responsables. Tras esta inspección, el régimen de Al-Assad aceptó que sus arsenales de armas químicas sean destruidos.

En tanto, la OPAQ informó hoy que el primer equipo de expertos, que partirá mañana de La Haya y llegará el martes a Damasco, se reunirá en la capital siria con representantes del gobierno.

El principal objetivo es la destrucción de las principales instalaciones de producción, mezcla y llenado de munición y armas químicas, explicó el portavoz de la OPAQ Michael Luhan. "La prioridad será garantizar que los sirios ya no pueden producir más armas químicas", señaló.

Los controladores estudiarán la veracidad de los datos aportados por el régimen sirio sobre su arsenal de armas químicas y visitarán todos los lugares, almacenes e instalaciones de producción declarados por los sirios. Allí se tomarán pruebas de armas químicas almacenadas, señaló la OPAQ sin detallar los lugares ni el alcance de esas muestras.

La organización quiere desplegar a decenas de expertos e inspectores en Siria. El organismo se mostró confiado y dijo en que la cooperación con Siria marchó bien por el momento. El país, dijo, será responsable de la seguridad de sus inspectores.

El ministro de Exteriores sirio, Walid al Muallim, se mostró dispuesto a dialogar con la oposición en la próxima conferencia de paz de Ginebra, según dijo en una entrevista emitida el sábado por Sky News Arabia en la que descartó que el régimen se plantee entregar el poder.

Según Al Muallim, el gobierno está dispuesto a viajar a Ginebra para dialogar con la oposición. Pero hasta las próximas elecciones, que se celebrarán a mediados de 2014, el presidente legítimo sigue siendo Bashar Al-Assad, afirmó el ministro.

Por otra parte, un grupo de 43 brigadas de combate que luchan contra el régimen de Al-Assad se unieron para formar el "Ejército del Islam", según videos publicados hoy en internet por los rebeldes que muestran su conferencia fundacional.

El presidente de la asociación es el miliciano Sahran Allush, líder de la Brigada Liva al Islam, que lucha en los alrededores de Damasco.

La formación de esta nueva unidad de combate supone una nueva pérdida de influencia para la Coalición Nacional Siria, la principal alianza opositora, y para el Ejército Libre de Siria (ELS), vinculado a la misma.

Recientemente 13 brigadas islamistas se distanciaron de la Coalición y le retiraron la legitimidad para representarlas en las conversaciones de paz previstas.
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores