Siria participará en conferencia de paz bajo ciertas condiciones

Desde el régimen de Al-Assad aseguran que quieren ser ellos mismos quienes diriman su futuro, insistiendo en que rechazarán "cualquier forma de injerencia extranjera".

29 de Octubre de 2013 | 16:44 | Agencias

Bashar Al-Assad (48) es médico de profesión y asumió la presidencia de Siria el año 2000.

Agencias

DAMASCO.- El régimen del Presidente sirio, Bashar Al-Assad, participará en la conferencia de paz de Ginebra bajo la condición de que sean ellos mismos quienes decidan sobre su futuro, dijo hoy el ministro de Exteriores, Walid al Muallem, al enviado de la ONU y la Liga árabe, Lakhdar Brahimi, en un encuentro en Damasco.


Al Muallem rechazó así "cualquier forma de injerencia extranjera", informó hoy la televisión siria. Para el ministro, las conversaciones de Ginebra deben ser mantenidas entre sirios y dirigidas por sirios.


Brahimi se reunió antes con Hassan Abdel Azim, presidente del Comité de Coordinación Nacional para el Cambio Democrático, la oposición tolerada por el régimen Al Assad que, a diferencia de otros grupos opositores, defiende reformas políticas y una transición pacífica.


Está previsto que Brahimi vea mañana miércoles al presidente Al-Assad, si las conversaciones con Al Moallem "van bien", citó la televisión libanesa Al Majadin a las fuerzas de seguridad sirias.


En una entrevista con esa televisión, Al-Assad había dicho la semana pasada que saludaría el regreso de Brahimi a Damasco siempre que "se limite a su mandato y no lo sobrepase". "Está al frente de una misión de mediación", dijo. "Un mediador debe ser neutral.


Damasco ha acusado al enviado especial de la ONU de parcialidad en el conflicto porque ha criticado al régimen de Al-Assad.


Brahimi señaló que son los sirios quienes deben decidir qué papel desempeñará Al Assad en el futuro de supaís, según la web libanesa "Al Nashra". Antes de su viaje a Damasco, Brahimi dijo en otra entrevista con la revista "Jeune Afrique" que Al Assad podría desempeñar una valiosa contribución a la transición a una nueva Siria, pero dejó claro que no lo veía en el futuro al frente del país.


Brahimi se encuentra de gira para recabar apoyos a la conferencia de paz de Ginebra 2, una iniciativa de Rusia y Estados Unidos que se espera lleve a una solución negociada al conflicto. La reunión está prevista para finales de noviembre.


En tanto, Al-Assad destituyó hoy al viceprimer ministro sirio, Kadri Yamil, que originalmente procedía de las filas de la oposición.


Yamil fue destituido porque faltó a su trabajo y acudió a citas en el extranjero sin permiso, informó la agencia de noticias estatal Sana. El político, con buenas relaciones con Rusia, voló hace diez días a Moscú y no volvió, según informaron otras fuentes oficiales.


Al parecer, el régimen estaría enfadado por las declaraciones que hizo sobre la prevista conferencia de paz de Ginebra.


Yamil fundó el partido opositor Voluntad del Pueblo, pero en junio de 2012 pasó a forma parte del gobierno.


Mientras, varios cientos de niños, mujeres y ancianos pudieron abandonar la pequeña ciudad siria de Muadamiya, que se encontraba sitiada, con ayuda de la Media Luna Roja, informó hoy la agencia de noticias estatal Sana.


Gran parte de la ciudad situada al suroeste de la capital, Damasco, se encuentra bajo control de los rebeldes, pero es atacada desde hace meses por las tropas fieles al gobierno.


Varios miles de personas se encuentran allí sin ningún contacto con el resto del mundo, y sufren la falta de alimentos y medicamentos. Muadamiya fue también uno de los lugares atacados con gas venenoso a finales de agosto.


En una carta abierta, sus habitantes apelaron recientemente a la comunidad internacional a salvarlos de la muerte. Cientos de personas ya murieron, decía la misiva. También la ONU exigió un alto el fuego y la apertura de un corredor humanitario para Muadamiya. A mediados de octubre 3.000 habitantes pudieron abandonar ya la ciudad.


Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó hoy un brote de poliomielitis en Siria por primera vez en 14 años, al confirmar que diez niños sufren la enfermedad que puede provocar parálisis. Además, otros 12 casos se están investigando, dijo el portavoz de la OMS, Oliver Rosenbauer, en Ginebra.


La OMS ha vinculado el brote con la guerra civil. Todos los pacientes son niños de hasta dos años, ninguno de los cuales pudo recibir una inmunización adecuada debido al conflicto.

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores