A los 95 años muere Nelson Mandela, símbolo contra el apartheid

La noticia la confirmó el presidente sudafricano, Jacob Zuma. El emblemático ex líder no pudo superar una infección pulmonar.

06 de Diciembre de 2013 | 09:17 | Emol

JOHANNESBURGO.- El ex Presidente sudafricano, Nelson Mandela, falleció este jueves, a la edad de 95 años, tras no superar una infección pulmonar que padecía. La noticia la confirmó el presidente Jacob Zuma.

El mandatario, con mucha emoción, señaló en conferencia de prensa que hoy "nuestro ex líder, Nelson Mandela, falleció".

"Nuestra nación perdió a su hijo más grande. Lo amaremos siempre y dejemos que su alma descanse en paz", declaró Zuma.

"Vamos a expresar cada uno de nosotros como podamos la gratitud profunda que sentimos por una vida", añadió el actual líder sudafricano.

Además, destacó que "dónde estemos en el mundo, recordemos los valores por los que Madiba luchó".

Sus últimos días

Durante la madrugada del pasado sábado 8 de junio, el premio Nobel de la Paz debió ser internado nuevamente en un hospital de Pretoria, luego de un agravamiento de su estado de salud. Luego de eso, vivió sus últimos días en su casa.

Las últimas imágenes difundidas en abril, Mandela apareció muy debilitado, sentado en un sillón con las piernas bajo una manta y el rostro inexpresivo.

En enero de 2011 y en diciembre de 2012 ya había sido hospitalizado, en ambos casos por infecciones pulmonares, probablemente las secuelas de una tuberculosis que contrajo durante su encierro en la isla-prisión de Robben Island, frente a Ciudad del Cabo.

En esta cárcel pasó 18 de sus 27 años de detención en los recintos del régimen del apartheid. Obligado a picar piedra durante los años de su detención, el polvo afectó la salud de sus pulmones.

En 2012 Madiba -el nombre de su clan con el que le llaman afectuosamente a sus compatriotas- se retiró a su pueblo de infancia, Qunu, en una región rural. Pero en diciembre fue trasladado en avión a Pretoria por razones de salud.

A su salida del hospital sus familiares decidieron instalarlo en su residencia de Johannesburgo, situada a 60 kilómetros de Pretoria, para que estuviera cerca de los mejores hospitales del país.

Su complicada salud

La salud de Mandela fue un tema de constante preocupación en Sudáfrica por su avanzada edad. Desde 2010 no volvió a aparecer en público, año desde el que se retiró completamente de la vida política, tras el Mundial de Fútbol que fue organizado por ese país.

Sin embargo, el líder sudafricano siguió siendo un hombre venerado por su pueblo por haber evitado una explosión de violencia en la transición entre el régimen racista del apartheid y la democracia.

Esta transición le valió el premio Nobel de la Paz en 1993, compartido con el último presidente del apartheid, Frederik De Klerk. Un año más tarde, en 1994, se convirtió en el primer Presidente negro de Sudáfrica elegido democráticamente.

El arzobispo Desmond Tutu, otra de las grandes figuras de la lucha contra la segregación racial y también Nobel de la Paz, lo calificó de "icono mundial de la reconciliación".

Durante sus años en prisión Mandela se convirtió en el símbolo de la opresión de su pueblo y en todo el mundo había manifestaciones y conciertos para pedir su liberación.

Muy debilitado por sus años en la prisión, Mandela tuvo su primer problema grave de salud en 1988 y fue ingresado, en régimen penitenciario, en el hospital de Stellenbosch, cerca de Ciudad del Cabo por una tos provocada por la humedad de la célula de su prisión.

Los médicos le diagnosticaron una tuberculosis y pasó seis semanas en el hospital antes de ser trasladado a una clínica más cercana a su prisión.

En 2001, once años después de su liberación, fue tratado con radioterapia por un cáncer de próstata y un año después dijo estar curado definitivamente.

Ediciones especiales
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores