Gobierno de EE.UU. resta importancia al apretón de manos de Obama con Castro

El mandatario estadounidense se saludó con su par cubano durante la ceremonia en honor a Nelson Mandela en Johannesburgo.

10 de Diciembre de 2013 | 21:44 | EFE
Reuters

WASHINGTON.- El Gobierno de EE.UU. trató este martes de restar importancia al apretón de manos entre el Presidente estadounidense, Barack Obama, y el jefe de Estado cubano, Fidel Castro, gesto que desencadenó múltiples interpretaciones pero que, según los analistas, no implicaría un avance en la relación entre ambos países.

Obama se dirigía hacia el estrado en la ceremonia en honor del ex presidente de Sudáfrica Nelson Mandela, cuando pasó junto a Raúl Castro en una larga fila de dignatarios mundiales que acudieron a Johannesburgo para homenajear al fallecido líder africano.

El breve apretón de manos que siguió, acompañado de un inaudible intercambio de palabras, supuso el primer encuentro documentado entre ambos gobernantes y generó desde comentarios sobre el poder conciliador de Mandela a airadas críticas del exilio cubano.

"El Presidente (Obama) estuvo en un funeral internacional y no eligió quién asistía", matizó el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, interrogado al respecto en una audiencia en la Cámara Baja.

Poco antes, un funcionario de la Casa Blanca que pidió el anonimato subrayó que el de Obama y Castro "no fue un encuentro planeado con antelación".

"Por encima de todo lo demás, hoy es un día para homenajear a Nelson Mandela, y ése era el único foco de atención del Presidente durante el servicio fúnebre", aseguró el funcionario.

Críticas a régimen cubano en discurso

Kerry recordó que el discurso de Obama incluyó una aparente crítica al gobierno cubano.

"Hay demasiados líderes que aseguran ser solidarios con la lucha por la libertad de Madiba (apelativo cariñoso de Mandela), pero no toleran la disidencia en su propio pueblo", señaló Obama.

Kerry fue más allá al subrayar que no cree que Castro respete los derechos humanos en la isla, respondiendo a una pregunta directa de la congresista republicana de origen cubano Ileana Ros-Lehtinen en la audiencia realizada hoy.

La legisladora consideró que el gesto brinda "un golpe de propaganda para el dictador" Castro, y que la "mano cubierta de sangre" que extendió para saludar a Obama es la misma que usa para reprimir a la disidencia en Cuba.

"Ahora mismo, mientras hablamos, se está deteniendo a líderes de la oposición cubana. Creo que se sentirán descorazonados por esto", apuntó Ros-Lehtinen.

Críticas similares se escucharon entre las organizaciones del exilio cubano en Florida. Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia, consideró que habría sido un "gesto digno" por parte de Obama "no extenderle la mano a un dictador".

Según expertos, Obama tuvo poca opción cuando se encontró con Castro entre el resto de líderes.

"Haberse negado a saludar a Castro, especialmente en el acto de homenaje a Nelson Mandela, habría quedado como un gesto corto de miras y completamente opuesto a la generosidad de espíritu de Mandela", explicó el presidente del centro de estudios Diálogo Interamericano, Michael Shifter.

Rehuir a Castro en ese escenario "habría sido embarazoso y habría tenido un coste político para Obama", subrayó el experto, para quien sin embargo "sería imprudente sacar demasiadas conclusiones".

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores