Caso Petrobras: Rousseff advierte que brasileños no aceptarán su destitución

La Presidenta de Brasil fustigó a los sectores que promueven un juicio político en su contra a raíz del escándalo de corrupción que afecta a la empresa estatal.

09 de Marzo de 2015 | 18:16 | EFE
EFE

BRASILIA.- La Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, dijo hoy que quienes promuevan un juicio político con miras a su posible destitución deberán "caracterizar por qué" y advirtió de que la sociedad brasileña "no aceptará rupturas" democráticas.

"Dejen de buscar una tercera vuelta electoral. Las elecciones ya acabaron y una tercera vuelta no puede ocurrir, a menos que alguien quiera una ruptura democrática", dijo Rousseff a periodistas tras un acto público celebrado en el Palacio presidencial de Planalto.

La Mandataria aludió así a manifestaciones promovidas para el próximo domingo por grupos opositores que, en sus convocatorias, dicen que persiguen solicitar un juicio político contra Rousseff por su supuesta responsabilidad en las corruptelas detectadas en la empresa Petrobras y la delicada situación económica del país.

Por el caso Petrobras, el Tribunal Supremo ha decidido investigar a 49 dirigentes políticos, entre los cuales figuran los presidentes de las dos cámaras legislativas y otros 32 parlamentarios, en su gran mayoría de la base oficialista.

En relación a las protestas, Rousseff diferenció las que piden un juicio político en su contra de los cacerolazos que se escucharon la noche de este domingo en varias ciudades del país en momentos en que ella dirigía un mensaje en cadena nacional por el Día Internacional de la Mujer.

"En Brasil las personas se pueden manifestar y tienen espacio y derecho para eso", declaró la presidenta, quien apuntó que ella misma es "de una época en que la gente que protestaba acababa en la cárcel y podía ser torturada y muerta", en alusión a la dictadura que gobernaba el país en su juventud.

Según la mandataria, "el hecho de que Brasil haya pasado por este proceso democrático y garantice el derecho a la manifestación es muy valorado por todos" y es necesario "entender que, en democracia, se debe convivir con las diferencias y las críticas".

Rousseff acotó que, siempre y cuando las manifestaciones sean de carácter pacífico, "son parte de las reglas del juego democrático" y que la sociedad brasileña "está ya madura como para entenderlo".

La jefa de Estado volvió a defender el ajuste fiscal que promueve su Gobierno para equilibrar las cuentas públicas, que el año pasado cerraron en rojo, y aseguró que también apunta a una retomada del crecimiento de la economía, que está al borde de la recesión.

Rousseff sostuvo que el ajuste servirá para "corregir" una serie de distorsiones económicas y dijo estar convencida de que, para fin de este mismo año, la economía nacional puede llegar a mostrar "un cierto crecimiento".

No obstante, apuntó que "es muy prudente que el país perciba que precisa de estabilidad" y que es necesario "suavizar todas las situaciones de conflicto", pues Brasil enfrenta ahora una "fase más profunda de la crisis económica internacional".

Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores