Ex estrella de fútbol americano pasará el resto de su vida en prisión por asesinato

Tras firmar un contrato por US$ 40 millones, la vida de ensueño de Aaron Hernández llegó a su fin al descubrirse que mató a sangre fría a un amigo.

17 de Abril de 2015 | 03:14 | Emol

SANTIAGO.- Nunca más podrá visitar un campo de juego de fútbol americano (NFL), ya que deberá pasar el resto de su vida en prisión.

De esta forma concluyó la vida de ensueño de Aaron Hernández, ex estrella de los New England Patriots y descendiente de puertorriqueño, con los que llegó a jugar una final del Super Bowl en 2012, luego de que un juzgado del Estado de Massachusetts lo declarara culpable de asesinato en primer grado tras matar a sangre fría a un amigo, al que le disparó en seis ocasiones.

En dicho Estado, este cargo implica de forma automática la cadena perpetua sin opción a la libertad condicional.

La vida del jugador, hoy de 25 años, empezó a desmoronarse en el momento en que fue arrestado por la muerte de un jugador semiprofesional de fútbol, Odin Lloyd, de 27 años, en junio de 2013.

El diario "El País" relata que Lloyd, que fue el novio de la prometida de Hernández, Shayanna Jenkins, apareció muerto por seis disparos en un campo cerca de la casa del jugador en North Attleboro, Massachusetts.

La fiscalía, liderada por Patrick Bomberg, demostró en el juicio que Hernández y dos "socios" llevaron a Lloyd a un complejo industrial para asesinarlo.

En ese entonces acababa de firmar un contrato por 40 millones de dólares con su club, "sellando el comienzo de una nueva vida para un joven de origen puertorriqueño que parecía así haber superado de forma definitiva una infancia y adolescencia en difíciles circunstancias familiares, en la empobrecida y complicada ciudad industrial de Bristol, Connecticut".

Pero el caso reveló el lado más salvaje del ala cerrada (tight end) de los Patriots, perdiendo toda la simpatía de los fans de este deporte. Afloró su historial violento, vinculándosele a otros crímenes, tras lo cual le rescindieron su lucrativo contrato.

Rodeado de un grupo de amigos que hacían todo lo que le pedían, y que también serán juzgados, el motivo de su crimen fue aparentemente que Odin Lloyd le dijo algo que no le gustó, y por ello planeó y ejecutó su muerte.

Durante los dos años que duró el proceso judicial, la impasibilidad con que Hernández enfrentó  todo el juicio, le abandonó en los últimos minutos cuando el jurado leyó el veredicto que no le dejó a la juez otra opción que enviarlo tras las rejas por lo que le queda de vida.

"Aunque los abogados de Hernández apelen la sentencia, este todavía podría ser juzgado por la muerte de dos hombres a los que presuntamente mató de varios disparos a la salida de un club nocturno en 2012, un caso con el que fue relacionado después de su arresto por el asesinato de Lloyd y por el que fue encausado en mayo del año pasado", finaliza "El País".

Ediciones especiales
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores