Mexicano acusado de canibalismo niega haberse comido a su novia pese a peritajes

Aunque negó el canibalismo, Calva Zepeda admitió haber matado a la mujer de 32 años, en un arranque de furia porque "iba a dejar de verlo".

16 de Octubre de 2007 | 12:26 | DPA

CIUDAD DE MÉXICO.- Un mexicano acusado de descuartizar a su novia y de cocinar partes del cuerpo negó hoy haber ingerido carne humana, pese a que los indicios apuntan a un caso de canibalismo, informó el fiscal Gustavo Salas.


El acusado, José Luis Calva Zepeda, de 40 años, declaró por primera vez ante agentes del Ministerio Público en un hospital, donde está internado desde el 8 de octubre, cuando sufrió traumatismo craneoencefálico al intentar huir de la policía.


Aunque negó el canibalismo, Calva Zepeda admitió haber matado a Alejandra Galeana Garavito, de 32 años, en un arranque de furia porque "iba a dejar de verlo", afirmó Salas en una entrevista con W Radio.


"Es evidente que este sujeto presenta un patrón de un criminal múltiple", dijo Salas, "y es altamente probable que estaba experimentando con el sabor de estas piezas (de carne humana) que había cortado y frito en la cocina", agregó.


En la declaración ministerial, el sujeto "acepta su participación en el evento, narra cómo se comete, acepta haber desmembrado las piezas. Sin embargo, no para consumo sino para deshacerse de ellas". Uno de sus argumentos fue que le iba a dar las piezas de carne al perro.


No obstante, la presencia de un plato, cubiertos y un limón sobre la mesa "nos hace presumir fundadamente que él las consumió", agregó el fiscal.


Salas dijo que se presume que el supuesto caníbal estuvo también "directamente vinculado" con la muerte en 2004 de Verónica Consuelo Martínez, con la que también tuvo una relación sentimental. Hasta el momento no se descartan otros asesinatos.


Perfil del asesino


El escenario que encontró la policía en la casa del acusado fue dantesco. El tronco de Galena Garavito estaba en un armario, partes del cuerpo habían sido puestas en el refrigerador, un antebrazo se freía en una sartén y sobre la mesa todo estaba listo para el banquete.


A medida que pasan los días se conocen más detalles sobre el presunto asesino, como el hecho de que era cocainómano y alcohólico; que practicaba la brujería; que era celoso, según el testimonio de una ex novia; que tuvo una relación homosexual; que sufría aversión a la soledad y vivió la ausencia de su padre.


A Galeana Garavito, madre separada de dos hijos de 11 y nueve años, que trabajaba en una farmacia, la sedujo con una rosa y un poema diarios, hasta que finalmente se convirtió en su novia.


El asesinato se produjo "con una violencia inusitada", manifestó el fiscal.


Pese a la notoriedad del caso, la familia de Calva Zepeda no ha aparecido, aunque se tuvo contacto telefónico con una mujer que dijo ser su madre. "Nadie se ha presentado", afirmó Salas.


Tan sólo por la muerte de Galeana Garavito, Calva Zepeda podría ser condenado a 50 años de prisión, la pena máxima permitida en México.

EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Comentaristas
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores