Néstor Kirchner, el político que murió ambicionando la reelección Presidencial

Hasta sus últimos días, se especuló que el ex Mandatario planeaba repostular a la Casa Rosada, deseo que se contraponía con las propias ambiciones electorales de su esposa, Cristina Fernández.

27 de Octubre de 2010 | 11:11 | Emol y AP

Debido a sus problemas de salud, los médicos recomendaron a Néstor Kirchner bajar sus actividades políticas en las últimas semanas. Aún se ignora si cumplió tales recomendaciones.

AFP

SANTIAGO.- La noche del 17 de julio de 2008, el ex Presidente Néstor Kirchner discutió en duros términos con su esposa y actual Mandataria de Argentina, Cristina Fernández. Tras unos días marcados por serios reveses políticos, como el protagonizado por uno de sus principales aliados, el Vicepresidente Julio Cobos, quien les negó un voto clave en una reforma del sector agropecuario, el enfrentamiento entre la pareja pasó a otro nivel.

Según afirmó Sylvina Walger en la biografía "Cristina: de legisladora combativa a Presidenta Fashion", Kirchner le "ordenó" a su esposa que renunciara. Pero ella se negó y lo insultó, y Kirchner le respondió con una "trompada" que incluso la envió a la clínica.

Esta escena se suele recordar para delinear la carrera política y personal del fallecido ex Presidente, que estuvo marcada por la compleja relación con su esposa y las constantes denuncias de corrupción.

Nacido en la patagónica provincia de Santa Cruz, Kirchner (1950-2010) fue Presidente de Argentina desde el 25 de mayo de 2003 hasta el 10 de diciembre de 2007, cuando entregó el poder a su esposa.

Kirchner se inició en la política en su juventud, como militante de la Juventud Peronista, mientras estudiaba derecho en la Universidad Nacional de La Plata, en Buenos Aires, donde se graduó en 1976.

Allí conoció a Fernández, con quien se casó durante la dictadura (1976-1983), y retornó a Santa Cruz para ejercer como abogado en forma privada en la capital provincial, Río Gallegos.

Despegue político

Tras el retorno de la democracia, Kirchner se convirtió en funcionario: primero como titular de la caja de pensiones provincial y luego como alcalde de Río Gallegos entre 1987 y 1991. Ese año fue electo gobernador de la provincia con el 61% de los votos, al tiempo que Fernández se convertía en legisladora provincial.

Durante su gestión como gobernador reformó la constitución provincial para incluir la reelección indefinida y amplió la Corte Suprema provincial cubriendo las nuevas vacantes con jueces aliados.

En 1995 fue reelegido gobernador por más del 66% de los votos. En las elecciones presidenciales de 2003 fue el candidato del entonces mandatario Eduardo Duhalde, en unos comicios en los que el peronismo presentó tres candidatos: Kirchner y los ex presidentes Carlos Menem y Alberto Rodríguez Saá.

En los comicios de abril de 2003, Kirchner obtuvo el 22% de los votos, superado por Menem con 24%. Los dos debían volver a enfrentarse en una segunda vuelta electoral, pero en mayo y ante las encuestas que daban a Kirchner una intención de voto de entre 60 y 70%, Menem renunció a su candidatura, lo que automáticamente convirtió a Kirchner en Presidente electo.

Durante su presidencia logró tasas de crecimiento anual del Producto Bruto Interno (PBI) superiores al 8%, llevó adelante un exitoso canje de deuda -en cese de pagos desde 2001- y los índices de pobreza y desempleo disminuyeron ostensiblemente. Además, se canceló la deuda de más de 9.000 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional, con el que Kirchner mantuvo una relación tirante.

Sus detractores señalan que el crecimiento de la economía fue producto de una tendencia mundial y de la combinación de deprimidos salarios con el alto precio internacional de los granos y cereales, de los que Argentina es uno de los mayores exportadores mundiales.

Su gobierno tuvo como eje central la promoción de los derechos humanos: reimpulsó el enjuiciamiento de los responsables de los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el régimen de facto luego de que el Congreso y más tarde la Corte Suprema anularan dos leyes de amnistía de la década del ochenta y los indultos de los noventa.

Kirchner finalizó su mandato el 10 de diciembre de 2007, entregando el mando a su esposa Cristina Fernández, quien se impuso en las elecciones del 28 de octubre de ese año. Luego de dejar el cargo se dedidcó a la actividad partidaria, y no descartó volver a presentarse como candidato a presidente en el futuro. Eso, hasta su muerte.

Sus críticos aseguraban que él y su esposa eran una pareja unida por sus ambiciones personales. Walger afirma en su libro que esta relación matrimonial era "mucho más sórdida, oscura y desnivelada de lo que se quiere hacer creer (...) Son sencillamente una asociación para conservar el poder".
Ediciones especiales
EL COMENTARISTA OPINA
¿Cómo puedo ser parte del Comentarista Opina?
Crucigrama
Crucigrama

Supera el desafío para esta semana.

Comentaristas
PUBLICACIONES DESTACADAS
Más me gusta
Más comentarios
Más seguidores